Una historia real??? FINAL

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Una historia real??? FINAL

Mensaje  Gonza el Dom 01 Mar 2015, 13:51

(9 meses después)
 
 
 
 
 
   

            Leandro atendió un llamado telefónico sin número de referencia justo cuando se aprestaba a abrir la puerta del edificio donde vivía desde más de una década atrás en la ciudad de San Fernando al norte del conurbano de la provincia de Buenos Aires.
 
 
_ Señor Santi soy el señor Robledo Juárez, soy muchas cosas y entre ellas el único y verdadero propietario de una mercancía que usted y Dios saben dónde está, y que por tal, me pertenece. ¿Tengo su atención?

_ ¡Maldita maldición! ¡Si, la tiene!


_ Si mi equipo de inteligencia es tan eficiente como creo… usted está llegando al hall del edificio donde vive desde varios años atrás, más de una decena y donde además posee unos bienes inmuebles y si mi equipo es realmente bueno tendría que estar viendo en este preciso instante a su suegro/amigo el señor Ferrer apearse de su automóvil y dirigirse hacia su posición, ahora. ¿Es correcto?

 
Leandro giro sobre sus talones y vio a Francisco Ferrer, su querido amigo, bajarse de su automóvil con la peor de las caras y dirigirse hacia él; además realizo una vista panorámica de todo el lugar y con un gesto silencioso enmudeció a su amigo y respondió al teléfono.

 
_ Su equipo es bueno señor Robledo ¿Cuál es el punto?

_ Si es tan bueno para los números como me figuro sabrá que hoy hacen exactamente nueve meses desde que desapareció mágicamente la mercancía a la que hago referencia… nueve meses es lo que tarda una mujer en engendrar una vida, un vástago, y permítame señor Santi ya que yo le estoy hablando de mujeres y de parir, tengo justo aquí muy cerca mío a cuatro mujeres que estoy seguro, son un poco más un poco menos, de gran importancia para usted. Permítame señor Santi unos segundos más de su atención y dialogue libremente con una de ellas.

 
 
 _ ¡Leandro soy yo Mariana! No entiendo nada, nos secuestraron… digamos amigablemente. Estamos bien. Estoy con las nenas por supuesto, ellas están jugando con una niñera muy amable en una sala de juegos… Leandro no sé qué pasa…  hay además aquí con nosotras una joven de unos veinte años de nombre Pamela; nos están tratando muy bien, muy amablemente y las nenas no se han dado cuenta de nada de esta situación, tengo que devolver el teléfono Leandro, solo decime una cosa por favor… decime que está todo bien y que tienes todo bajo control, por favor. 

_ ¡Tengo todo bajo control! – Mintió – En unos momentos más todo va a volver a la normalidad para ustedes. Tranquila. Volve con las peques que ya se van de allí.

 
 
_ Señor Santi como vera y para empezar a ir al grano yo tengo algo que usted aprecia mucho y usted, a su vez, tiene algo que yo aprecio mucho. Que le parece si usted y su amigo suben a la Van blanca que esta estacionando ahora frente a sus ojos y nos tomamos ese café que tenemos pendiente. Sabrá por mi tono de voz que se trata del mejor café del mundo, el único café del mundo.

 
_ Entre usted y yo no hay nada pendiente, permítame la corrección. La casualidad, la mala fortuna y un par de malas decisiones y conexiones nos cruzaron los caminos pero no se confunda señor Robledo. Voy a subir a su camioneta ahora no tenga dudas pero le pido a cambio que deje a mis seres queridos en sus respectivos hogares ya, en este momento, y una cosa más… nada tiene que ver el señor Ferrer con nuestro asunto, si es que tenemos un asunto. Solo nosotros, usted y yo debemos arreglar esta situación. Es correcta su afirmación de que yo tengo algo que a usted le pertenece, pero solo yo la tengo. Según mi parecer y como yo veo las cosas… una persona un problema, dos personas dos problemas. Está claro que usted no es un aficionado y yo lo voy a respetar como tal. Respéteme a mí y hágase mi voluntad por el bien y el respeto de todos.

 
Pasaron unos segundos larguísimos y luego se escuchó:

 
_ El mejor café del mundo, colombiano claro, está en mi mesa, lo espero… le diría con ansias; me doy cuenta que usted es una persona de respeto. 


Última edición por Gonza el Jue 14 Mayo 2015, 17:43, editado 4 veces
avatar
Gonza
Miembro Honorable
Miembro Honorable

Masculino
Cantidad de envíos : 3225
Edad : 40
Localización : Campana
Moto/s - año : Twister 250 carajo! ! !
Fecha de inscripción : 04/04/2012

Ver perfil de usuario http://mixviajesenmoto.blogspot.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Re: Una historia real??? FINAL

Mensaje  Ale_Matias el Dom 01 Mar 2015, 19:02

affraid   affraid .... Uuuuyyy la puta madre! 

     
Ya me senté en primera fila!!!
avatar
Ale_Matias
Miembro Gold
Miembro Gold

Masculino
Cantidad de envíos : 454
Edad : 27
Localización : Lujan
Moto/s - año : Nada
Fecha de inscripción : 29/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una historia real??? FINAL

Mensaje  Gonza el Lun 06 Abr 2015, 21:26

Ambos cortaron la comunicación al mismo tiempo y al mismo tiempo una camioneta Van blanca abría su puerta lateral de par en par.
Leandro se aproximó a Francisco Ferrer y le hablo al oído al tiempo que le entregaba una tarjeta con un nombre y un número de teléfono.
 
_ Anda a tu casa Efe, espera allí. En menos de una hora vas a estar con Pamela, yo voy a pasar un rato por la noche, hoy. No hay de qué preocuparse.
 
Leandro abrazo a su amigo presionando con más fuerza uno de sus hombros y se dirigió al vehículo mencionado, allí lo esperaban tres personas perfectamente vestidas de traje negro, camisa blanca y corbata, dos hombres y una mujer, todos con anteojos oscuros para sol. Nadie emitió ninguna palabra y se marcharon.
Mientras  se retiraban Leandro pensaba que su mala fortuna no le iba a permitir ver por televisión la entrega de los premios Grammy esa misma noche como venía planeando desde hacía unos días. No estaba preocupado, su edad y su propia historia de vida le habían enseñado a tomarse este tipo de percances con calma y filosofía.
En poco menos de cuarenta y cinco minutos la camioneta ingresaba en una gran casa quinta en el partido de Exaltación de la Cruz en las afueras de la provincia de Buenos Aires. Leandro alcanzo a leer un cartel en la entrada de dicha propiedad, “Escobar” y no pudo menos que relacionarlo con algún jefe narco de los países de Centroamérica y claro, también con el viejo y añorado establo que tanto tenía que ver con este momento, y tantos, de su vida.
Fue invitado a pasar a un hermoso e inmenso jardín parquizado en donde lo esperaba, además del mencionado café, el mismo Robledo Juárez en persona.
Pudo ver allí y desde allí una gran piscina con algunas bellas mujeres tomando sol, una cancha de polo a todo lujo y unos establos con algunos caballos; los límites de dicha propiedad no se vislumbraban.
 
 
Robledo Juárez: _ Es un gusto conocerlo personalmente señor Santi.
Leandro: _ Señor Robledo… aunque se perfectamente cuál es el motivo de esta seudocita, yo no tengo ninguna referencia suya… por lo que no puedo decir que es un gusto. Aunque finalmente si debo agradecerle que haya cumplido con su palabra de dejar fuera de todo esto a mis seres queridos.
_Señor Santi “La primera impresión es la que cuenta” decimos en mi país, de manera que según mi status… digamos empresarial  o de negocios debía invitarlo a esta reunión personal sin dejarle a usted espacio a dudas respecto de quien soy o que soy capaz de hacer, me entiende. Mi primer movimiento después de buscarlo y rastrearlo por largos nueve meses, entendí debía ser fuerte, principalmente para evitarnos rodeos o falsas escusas, negaciones que solo nos hubiesen llevado a alargar los tiempos, aminorar la paciencia y quizás tratarnos mal o lo que es peor… maltratarnos.
En fin, doy por sentado que aún conserva la mercadería que me pertenece ¿¡La tiene usted!?
_ ¡La tengo sí! Señor Robledo primeramente agradezco su comprensión y su clara visión de negocios, como dije, no lo conozco pero me doy  perfecta cuenta que supo y sabe tratar este asunto con altura y visión puramente comercial. En segundo lugar y por ultimo le voy a dar las coordenadas de la ubicación de sus pertenencias y si su equipo de inteligencia es tan bueno como usted cree… le puedo asegurar que en menos de veinticuatro horas usted y los suyos habrán dado con lo mencionado y yo, si me permite un bolígrafo, en tan solo cinco minutos estaré lejos de aquí muy agradecido por su buen trato y este excelente café.
_ ¡Me gusta su actitud señor Santi!  Es lo que más admiro de usted. Además de rastrearlo también lo investigue y averigüe con quien tendría el gusto de tratar y en verdad le digo que su actitud es admirable… ¡Cojones! dicen en algún país y creo, si me disculpa la mala expresión, “Huevos” le dicen por estas hermosas tierras. Huevos y maestría, inteligencia, calma, sapiencia, sangre fría… un buen argentino con todas las letras como muchos que han hecho historia por el mundo, cuanta falta hace en mi Colombia natal tipos como usted. En fin… me temo señor Santi que no será tan breve nuestra presentación oficial. Sírvase el bolígrafo.
 
 
Leandro se puso de pie y transcribió las coordenadas.
 
 
_ ¡Si será breve señor Robledo! Aquí tiene las coordenadas, algunas referencias y el modo de hacerse de dicha mercancía. Tenga mi palabra y la tranquilidad que esta todo impoluto. Según mi parecer ya no hay nada que nos una, si me permite, es mi deseo retirarme y no volver a verlo, ni yo, ni ningún miembro de mi familia, ni mis amigos más cercanos. ¡Ha sido usted muy amable!
 
En ese preciso instante Leandro comprendió todo. Cerró los ojos unos cuantos segundos y los volvió a abrir mirando el celeste cielo; solo milésimas de segundos demoro en derrumbarse nuevamente en la silla.
Primero uno, después dos, tres, cuatro guardaespaldas  vestidos de impecable trajes negros y corbatas aparecieron por detrás de su anfitrión portando sendas ametralladoras AK – 47 colgadas de sus hombros y enfundadas en sus manos. Comprendió perfectamente que no se trataba solamente de reintegrar la mercancía escondida.
 
_ Señor Santi no tome mi cortesía, camaradería, y no niego admiración y respeto, tan ligeramente. Me temo que no se trata solo de un simple intercambio. No. Le explicare porque y de que se trata. En estos nueve meses he perdido más que la mencionada mercancía, casi le diría que el producto extraviado y misteriosamente desaparecido por arte de magia es lo que menos perdí. Hasta hoy que logre recuperarlo ha pasado mucha agua bajo el puente y me apena decirle señor Santi que usted, y según sus propias palabras “solo usted”, me debe más que esa simple mercancía. Soy un hombre de negocios, si son negocios legales o ilegales, buenos o malos, si hacen daño o no, solo la historia me lo demandara, no lo sé… lo que si se es que usted no me va a poder reintegrar todo lo que perdí a causa de aquella fantástica desaparición. No va a poder devolverme ni en mil años los “amigos” que me traicionaron por aquella pérdida, los contactos importantes y poderosos y lo que es peor… “The Time” señor Santi.
 
Leandro escuchaba perplejo, desbastado, incrédulo. Cerraba los ojos y los volvía abrir deseando que aquello no estuviera pasando. Lo vio a Jota con la pistola en su cuello, a el fallecido Eme, a Zeta baleado en el pecho y a Efe con el bolso de dinero en su apartamento. Vio toda su vida mientras continuaba escuchando y maldecía.
 
_ “The Time Is Money” Señor Santi. Llevo mucho tiempo separado de mi sagrada familia, no sé cómo es acá pero pero mi cultura pone en el pedestal a la familia, me entenderá. Llevo mucho tiempo lejos de mi tierra natal a causa de aquella desaparición. No hay manera de que usted me devuelva todo eso y más, perdí muchas más cosas se lo aseguro. Todo aquel accionar suyo en la bellísima provincia de Catamarca provoco un efecto en cadena devastador en mi persona, mi negocio y mi vida repercutiendo de tal manera que matarlo a usted y a los suyos seria en vano, inútil y tonto. Además ininteligente.
Hoy, ahora, con mucho trabajo todo se ha reacomodado, justo unos días antes de dar con usted definitivamente y… permítame señor Santi, ha tenido suerte usted. Si, la fortuna, la buena fortuna, aunque su rostro ahora no lo refleje, a estado de su lado.
Voy a dirigirme directo al grano y comprenderá, escuche con atención y sírvase otro esplendido café.
Luego de muchos penares, huidas, pasaportes falsos y falsas identidades, jueces, policías y políticos comprados, amigos y enemigos… logre reubicarme como el ave Fenix, en el mismo lugar de donde nunca tendría que haber salido, caído. Llevo muchos años en este negocio, toda mi vida y ha corrido o he hecho correr mucha sangre, mucha. Hoy, le aseguro, estoy más arriba que cuando los traidores aprovecharon su perfecto accionar para tratar de hacerme desaparecer y sacarme del negocio. Trataron de matarme Señor Santi, eliminarme, suprimirme después de su ignota incursión en este negocio, lo sé, sé que fue ignota. Aquí es donde digo que la buena fortuna, la suerte, jugo para usted, en su equipo. Soy muchas cosas y entre ellas un hombre muy espiritual, que cree fervientemente en la energía, en que las cosas pasan por algo y hoy que estoy más fuerte que ayer, debo reconocer que estoy más fuerte que aquella vez, nobleza obliga… es gracias a aquella perdida de la que usted y solo usted es responsable. 
¡Sé que no comprende! No comprende aun, pero la buena fortuna o su buena estrella hicieron que quedara un cabo suelto en mi regreso. Un asunto inconcluso que no me permite gozar al ciento por ciento de mi nuevo y poderoso status y es allí donde usted entra señor Santi. Como suele suceder en las mejores telenovelas de Centroamérica, en la fantasía o lo que es peor en la realidad… mi mano derecha, mi pupilo y protegido fue el peor de los traidores, un Judas con todas las letras.
El eslabón que falta romper… es mi primogenito. ¡Mi hijo! 
avatar
Gonza
Miembro Honorable
Miembro Honorable

Masculino
Cantidad de envíos : 3225
Edad : 40
Localización : Campana
Moto/s - año : Twister 250 carajo! ! !
Fecha de inscripción : 04/04/2012

Ver perfil de usuario http://mixviajesenmoto.blogspot.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Re: Una historia real??? FINAL

Mensaje  Ale_Matias el Jue 09 Abr 2015, 20:59

UUUhhhh  Shocked  la put..... madreeee..............   affraid affraid
que onda, saliste pa cualquier lado!!!  
que bueno Gonza... señor esto y usted señor lo otro...  Cool   re Matrix: "Señor Anderson...." j ej eje je eje je ej eje

esto se va a poner    jo di da men te    JODIDO! 

          study     
avatar
Ale_Matias
Miembro Gold
Miembro Gold

Masculino
Cantidad de envíos : 454
Edad : 27
Localización : Lujan
Moto/s - año : Nada
Fecha de inscripción : 29/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una historia real??? FINAL

Mensaje  Gonza el Mar 14 Abr 2015, 19:32

El eslabón que falta romper…. Es mi primogénito. ¡Mi hijo!
 
Leandro se hundía en la cómoda silla, bebía el café estando allí sentado pero sin estar. No podía creer lo que estaba escuchando, no podía entender porque este completo desconocido le contaba aquellas cosas que, tenía claro, nada tenían que ver con el o con su vida. Maldecía.
 
_ Si señor Santi, es allí donde usted entra. Aun con todo mi poder no he conseguido la manera de entrarle y sacarlo del juego, principalmente porque para sacarlo del juego hay que eliminarlo, matarlo. No hay otra opción. Mi hijo no es un tonto y aprendió perfectamente de que se trata esto, lo aprendió de mí que fui ingenioso pero brutal; despiadado, cruel, estratégico… nadie sobrevive en este negocio por más de cincuenta años si no lo es. Pero los hijos, que cuando son pequeños son de uno, luego son de la vida y este bastardo al que accedí a criar y cuidar y enseñarle todo lo que se, aprendí y viví,  porque es la sangre de mi sangre, aunque  de una relación extramatrimonial fue el peor de los traidores. ¡Y hoy le aseguro pagara!
 
 
            Hecha la presentación oficial, las aclaraciones y el breve pero importante resumen de los sucesos que les concernían el señor Robledo Juárez pasó a explicarle textualmente cuál era su plan, el plan donde Leandro Santi debía matar al enemigo número uno de su malogrado negocio, el cual como se ha dicho era su propio hijo. Leandro no podía dar crédito de cuanto oía, estaba estupefacto, nervioso e incrédulo. Cada palabra, cada oración que llegaba a sus oídos lo enojaba y lo sorprendía, sabía que no le estaban dando opciones y lo que es peor, comprendía que estaba en serios aprietos.
 
 
Robledo Juárez con un gesto de su mano hizo retirar a sus guardaespaldas que impávidos hicieron caso omiso y comenzó a interiorizar a su visita respecto de sus planes. Le dijo que tenía todo arreglado para poder infiltrarlo como pupilo de su hijo y que antes de matarlo tenía que conocer  como llevaba el negocio, que contactos tenia, que personas poderosas había comprado y un sinfín de detalles más que el propio Leandro no comprendía para nada. Le explico perfectamente como sabía que el mayor cliente/socio de su hijo era un mercader holandés y como a través  de ese europeo iba a meterlo en la vida de su maldito hijo, en sus negocios y su intimidad. Le dijo que esta persona además habría sido una de las mayores fuerzas que colaboro,  para destronarlo a él mismo y elevar a su primogénito al lugar en donde está actualmente.
 
 
_ ¡Mi lugar! Señor Santi! Con el tiempo supe que el golpe no lo había dado solo, siempre lo supe en realidad, pero no podía dar con el susodicho.  Alguien jugaba su carta por detrás, en las sombras. Mi hijo es muy inteligente, es realmente bueno y aprendió perfectamente de que se trata esto y el negocio… pero jamás habría dado el golpe solitariamente. 
 
Le narro parte de los hechos según su finísima investigación. Le dijo que ya tenía al holandés en sus manos y cómo pergenio su nuevo plan para volver a sus terruños y al negocio por completo. Heinrich Manama, el narcotraficante holandés, debía mandar a su mano derecha a Colombia para aprender el negocio junto a su hijo quien debía además de instruirlo y cuidarlo convertirlo en un especialista en todo lo referente a los laboratorios de conversión de coca. Le dijo que al tener ya en sus manos al tal Manama, secuestrado y a su mano derecha muerto, él mismo debía ocupar su lugar. Miro a los ojos a Leandro y le repitió que sería él quien debería viajar urgentemente a Holanda para desde allí embarcarse hacia Colombia donde seria amablemente recibido por los hombres de su primogénito e inmiscuido en su vida y sus negocios.
 
 
_ El fallecido en cuestión, curiosa y afortunadamente, es de nacionalidad argentina señor Santi, como usted. Como, cuando y porque termino siendo la mano derecha del señor Manama no lo sé, no nos concierne y no nos hace falta saberlo. Ustedes los argentinos están en todos lados, lo sabe, levantas una piedra en china y allí hay unos de ustedes, cae un avión en Tailandia y allí hay varios argentinos, una revolución que cambia la historia de la humanidad en Cuba y el mejor de todos es un argentino, no se sorprenderá.  Lo que si nos concierne es que usted debe hacerse pasar por él, aprender perfectamente los nuevos manejos que introdujo mi hijo al negocio y por ultimo eliminarlo. Como va usted a lograr eso tampoco lo sé yo pero confió en que una vez que haya estudiado todos los pormenores de lo que le estoy narrando y esté listo para ejecutar mi plan, lo va a llevar a cabo con éxito. Se dé su valía, su inteligencia, sus miedos y sus cuidados y sé también que usted es un perfecto asesino, aunque se niegue a reconocerlo. Lo es señor Santi y llevara a cabo dicho plan certera y perfectamente.
Permítame una cosa más, veo que se sale de la vaina por hablar, pero déjeme un hablarle de un factor  más…”the time” señor Santi… El tiempo está jugando un papel relevante en todo esto, el tiempo nunca está del lado de este tipo de negocios, siempre es poco, siempre apremia. El tiempo que apremia es el del embarque suyo al viejo continente y posterior reembarque a Centroamérica. Ese tiempo es breve, estamos contrarreloj. Tenemos un puñado de días para reunirnos y ponerlo a usted en perfecta relación con lo que le estoy diciendo. Por suerte una vez que usted se encuentre en las manos de Emilio, mi hijo, el tiempo lo va a manejar usted; allí dependerá de usted y solo de usted cuanto le va a llevar instruirse, ganarse su confianza, meterse en su intimidad… “en sus medias” decimos allí. Por último, y dispénseme que sea repetitivo pero quiero ser claro, deberá matarlo y dejar los caminos llanos para entregarme a mí lo que me pertenece.
 
 
Leandro escuchaba cada palabra azorado, perplejo, cabizbajo y estupefacto. Era inverosímil toda aquella situación, no podía creer en su mala suerte. Se daba perfecta cuenta que no se trataba de un juego, una confusión o un malentendido. Robledo Juárez era claro, directo y sincero. No cabía la menor duda de que todo lo estaba oyendo era tal y como se lo decían. Trataba de elucubrar cada oración, cada referencia y no lo conseguía. Sabía que no era el esa persona que decía su anfitrión, sabía que no era un perfecto asesino ni mucho menos, ni inteligente, ni sabio ni nada de eso. Repensó por unos segundos si no era en verdad aquello que le decían y cerrando los ojos por enésima vez se decía que no era un asesino, que sí había asesinado pero de casualidad, que había sido algo contractual, circunstancial, único e irrepetible. Pensaba para sí que esa no era su vida y que nada tenía que ver con todo aquello. “Yo soy comerciante, licenciado, motoviajero…” de pronto escucho una vos que le decía que había asesinado a tres personas en pocos días, y como le decía el señor Robledo, a sangre fría, sin que le temblara el pulso. Sacudió la cabeza y tomo la palabra:
 
 
_ Verdaderamente señor Robledo esto me supera en muchos aspectos. Sinceramente le digo que  estoy procesando todo cuanto he visto hoy y me ha dicho y no puedo comulgar con usted, su plan, su gente, y mucho menos su negocio. No soy un asesino como usted cree y aunque realicé esos actos que afirma, fueron decisiones difíciles, extremas, únicas e irrepetibles. Comprenda por favor que yo nada tengo que ver con el narcotráfico, la cocaína, los laboratorios o lo que sea cercano a toda esa calaña. Quizás sí mi inteligencia, pero por sobre todo sus guardaespaldas con ametralladoras,   me indican que no me está dejando alternativas u opciones; comprendo sencillamente que no me está consultando al respecto sino que me lo está ordenando o infiriendo. Por mucho que me niegue a comprenderlo del todo sé que lo voy a lograr, lograr comprenderlo pero no así llevar a cabo tales actos. No reúno las condiciones necesarias para este trabajo, no soy señor Robledo la persona idónea… quizás, y solo quizás, le deba como usted asevera, más que dicha mercancía… pero de ninguna manera podre infiltrarme en ningún negocio de ese tipo, que repito desconozco por completo y se lo digo con mayúsculo respeto, mucho menos podre matar a nadie más. En vistas de lo conversado veo que me debo de cuerpo entero a usted y sepa que estoy, aunque a mucho disgusto, enteramente a sus órdenes, pero insistiré hasta el hartazgo… esto que usted me solicita es netamente imposible de llevar a cabo.
 


Pasaron unos segundos antes de que Robledo Juárez respondiera. También hizo un gesto con su mano y le alcanzaron un maletín negro que apoyaron cerrado junto a Leandro. 
avatar
Gonza
Miembro Honorable
Miembro Honorable

Masculino
Cantidad de envíos : 3225
Edad : 40
Localización : Campana
Moto/s - año : Twister 250 carajo! ! !
Fecha de inscripción : 04/04/2012

Ver perfil de usuario http://mixviajesenmoto.blogspot.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Re: Una historia real??? FINAL

Mensaje  Gonza el Mar 14 Abr 2015, 19:35

_ Señor Santi no sea modesto, se subestima usted… y lo que es peor… me subestima a mí. Usted es lo que yo llamo un perfecto asesino. Frio, cruel, pensante, sagaz. Es verdad que no tiene ninguna opción de rechazar esta oferta, ya está hecho. Lamentablemente si asimilo que, si usted no es todo lo que yo creo, pueda fallar, pero esa falla resultara una vez allá en Colombia y de ser así, esa falla lo va a llevar a usted directo a la tumba. Mi hijo es mil veces más despiadado  de lo que fui yo… asique por su bien señor Santi replantéese sus cualidades y por su bien, deseo,  ojala yo sepa más de usted que usted mismo. Si usted falla allá no tendrá tiempo de ver a su familia y seres queridos perecer rápida y accidentalmente y yo voy a tener que ejecutar mi plan B, que por supuesto lo tengo programado. Comprenderá que tendrá que poner todo  de sí y más aún. ¡No puede fallar señor Santi! Por el bien de todos.
 
 
A continuación el dueño de casa tomo el referido maletín y lo abrió de par en par. Dentro, le mostraba a Leandro, estaban sus nuevos documentos de identidad, “su nueva identidad”, pasaportes falsos, pasajes de avión y un sinfín de peculiaridades más alusivas a su cambio de personalidad y su nuevo empleo; también había una docena de fichas con descripciones que Leandro debía estudiar y memorizar respecto de las personas con que debería tratar y convivir, un resumen de la vida del mismo Robledo emitida por un diario sensacionalista de su país y dinero.
 
No discutieron  más, Leandro comprendió todo por inverosímil que fuera. Se puso de pie, tomo el maletín y dio la espalda a Robledo. Este le dijo que al otro día exactamente a la misma hora que hoy una camioneta van blanca lo pasaría a buscar para compartir un exquisito café y limar asperezas y subsanar dudas. También le dijo que no olvide cotejar la fecha del pasaje de Aerolíneas Argentinas que llevaba en la maleta, “the time is money” – le dijo -.
 Leandro ni se inmuto, no contesto y nunca dejo de darle la espalda mientras se retiraba. Una vez dentro de la camioneta cerró los ojos y comenzó a tararear su canción preferida, un reggae.
avatar
Gonza
Miembro Honorable
Miembro Honorable

Masculino
Cantidad de envíos : 3225
Edad : 40
Localización : Campana
Moto/s - año : Twister 250 carajo! ! !
Fecha de inscripción : 04/04/2012

Ver perfil de usuario http://mixviajesenmoto.blogspot.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Re: Una historia real??? FINAL

Mensaje  Gonza el Mar 14 Abr 2015, 19:37

Una vez en su departamento Leandro dejo el maletín de cuero de una marca mundialmente conocida y muy fina sobre la mesa, junto a unos libros que tenía allí desparramados y se dirigió a su habitación; allí tomo su campera Alpha de color negro y su casco italiano y se dirigió al garaje para encaminarse con su motocicleta de seiscientos centímetros cúbicos  a la casa de sus hijas.
Justo antes de llamar por el portero eléctrico a su ex esposa se comunicó por teléfono con su querido amigo Efe y le dijo que ponga unas cervezas a enfriar porque en un par de horas pasaría a visitarlo; le dejo saludos y tranquilidad  para Pamela quien era su novia desde unos nueve meses más o menos.
Ya con sus dos hijas en brazos, y más tranquilo, consiguió distraerse un poco. Miro junto a las pequeñas Santi por un canal de cable infantil  una película de princesas, comieron helado que él mismo pidió por teléfono y cotejo con mucho cariño los respectivos cuadernos del jardín de infantes de ambas pequeñas. Por último y antes de despedirse hablo a solas con la preocupada madre de sus hijas respecto de lo acontecido aquella tarde. Le dijo que todo estaba en orden  y le dejo bien claro que nada de lo que había sucedido aquel día era de gravedad, y le espeto  –mintió-  que todo había sido más un malentendido y una confusión  que algo serio o de que preocuparse. Mariana su ex esposa no pregunto más nada, no quiso indagar. Prefirió creer y se tranquilizó por completo. Conocía a Leandro desde más de una decena de años atrás, habían sido primero compañeros en la universidad, después íntimos amigos y finalmente novios, esposos y felices padres. Lo conocía perfectamente bien, y aunque no conocía toda su vida, sabía mucho sobre y respecto de él. Había dos cosas muy importantes que tenía en claro del buen padre que tenían sus hijas, una era que cuando Leandro no quería hablar respecto de algún tema, aunque les concerniera a los dos o incluso a sus hijas, no lo haría y por más que presionara no conseguiría nada; y la segunda pero no menos importante, confiaba ciegamente en él. Había aprendido con el pasar de los años que cuando su ex marido decía que una cosa era de tal o cual manera, finalmente lo era; nunca decía A y terminaba siendo B. No lo consideraba para nada represor o autoritario, simplemente sabía que nunca hablaba por hablar, y que nunca decía o hacia cosas al boleo o sin estudiar o saber.
No volvieron a hablar del tema nunca más y ella supo en ese preciso instante que nunca más iba a suceder lo de aquel extraño día.
 
Después de esa visita familiar se dirigió a la casa de los Ferrer, cuando llego encontró a Pamela muy nerviosa y un tanto enojada en la vereda, como esperándolo. Bajo de su moto, la abrazo y beso por un largo rato y la tranquilizo; por dentro pensaba que después de todo ella era tan solo una joven veinteañera. Ella lo apabullo a preguntas, preguntas que ni siquiera su padre había podido responder durante el transcurso del día, o más bien no había querido responder. Leandro le dijo con mucha tranquilidad y mesura que no se preocupara, que no había sido nada. Le dijo que eran cosas de negocios, algunas cuentas pendientes que ya estaban saldadas y que eran cosas de grandes y privadas; la abrazo por segunda o tercera vez y le dijo al oído que olvidara todo, la miro directo a los ojos y le aseguro que todo estaba arreglado. Una vez dentro del hogar destaparon unas cervezas y conversaron más que nada de las pequeñas hijas de él, a las que pamela había conocido por primera vez. “son un sol las dos peques”- les conto ella a todos. Francisco fue muy discreto y desvió la conversación hacia otro punto respecto de una moto que había visto y quería comprar y Leandro le prometió que lo acompañaría a verla.
Por último los dos amigos  conversaron a solas en la vereda. Leandro no fue muy explícito, sino más bien vago y desinteresado, escueto.  Le dijo –volvió a mentir -que el tipo solo quería la mercadería que alguna vez escondieron en Palo Blanco, en Catamarca y que había actuado de aquella extrema manera, llevándose a las chicas porque pensaba erróneamente que tenía que tratar con traficantes y que una vez aclaradas las cosas y con las coordenadas de la mercancía en su poder y su propia palabra de honor lo dejo ir tranquilo y sin mediar ninguna situación de ningún tipo. “es un hombre de negocios, con códigos y de respeto” – le dijo a Efe – y agrego  “un tipo de códigos que nada tiene que ver con nosotros”, ni siquiera dijo el apellido ni ningún dato del colombiano, ni de sus nuevos serios problemas, Europa, Colombia o matar y asesinar a nadie.
 
_ “No es nada Efe” ya tiene lo que quería y… colorín…
_”Colrado…”  - respondió Efe, no muy crédulo pero sin indagar.
 
 
 
 
Leandro se retiró a su casa, solo. Una vez allí, puso el disco de Oro de Sumo, una banda de Ska/Rock nacional que era de sus preferidas en la disquetera y se preparó un Jack Daniel´s con hielo, guardo un libro del reconocido uruguayo Eduardo Galeano que iba a comenzar a leer en esos días suponiendo que ya no lo iba a poder hacer y se sentó junto al carísimo maletín negro. Respiro hondo, lo acaricio unos segundos mientras sorbía suavemente el Whiskey y lo abrió.
Dentro fue cotejando una gran variedad de papeles y documentos; fichas, fotografías y dinero, Dólares y Euros. Tomo sus nuevos documentos de identidad con su fotografía pero con nuevos nombres y apellido, un pasaporte también falso, y unos pasajes de avión con destino Madrid, España,  primero y Ámsterdam, Países Bajos después. Fue al mirar la fecha de dicho vuelo cuando se puso de pie y decidió que aquello merecía otra medida del fabuloso whiskey de Tennessee. No podía creer en su mala fortuna, no podía parar de maldecir. El pasaje de avión de la empresa Aerolíneas Argentinas estaba fechado para tan solo siete días después.
Se alejó del maletín, subió el volumen de la música y cerró los ojos. Se acercó a su privada biblioteca personal y comenzó a tocar uno a uno los libros de su predilección que allí exponía, tocaba el lomo de cada uno y leía los títulos y sus autores como queriendo meterse en cualquiera de ellos y alejarse de su nueva realidad. “VIVEN” la historia real de la tragedia de los uruguayos en la cordillera de los Andes de Piers Paul Read, “EL PADRINO” de Mario Puzo… “SHIBUMI”  de Trevanian, el “NUNCA MAS” de la CONADEP. Pensaba que su vida se había convertido en una verdadera historia de libro desde que su ya fallecido amigo “Jota” lo había apuntado con su pistola en la lejana fábrica de frenos Transit S. A. Maldecía. Volvió a tomar asiento y tomo una veintena de fichas muy bien descriptas de personas de diferentes nacionalidades tanto europeas como americanas con sus respectivas fotografías. Las estudio a todas y cada una. Solo le alcanzaba una sola lectura y observación para gravarse todos los datos y detalles; una vez estudiada una no la volvía a mirar y pasaba a la siguiente, tenía cultura e inteligencia  didáctica para estudiar y memorizar, eso había hecho en las carreras que había estudiado y por eso era tres veces licenciado, de distintas carreras. 
avatar
Gonza
Miembro Honorable
Miembro Honorable

Masculino
Cantidad de envíos : 3225
Edad : 40
Localización : Campana
Moto/s - año : Twister 250 carajo! ! !
Fecha de inscripción : 04/04/2012

Ver perfil de usuario http://mixviajesenmoto.blogspot.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Re: Una historia real??? FINAL

Mensaje  Gonza el Mar 14 Abr 2015, 19:54

Por último tomo el artículo periodístico que contaba por menores y mayores respecto de la ajetreada vida de  ¿¡“su nuevo jefe”!?. Sangriento, cruel, despiadado, pero también filántropo, político, deportista… donador de causas justas, amigo de los pobres…
Se sentó en su computadora e indago más respecto de Robledo Juárez. En tan solo tres horas de internet y algunos llamados telefónicos a algunos contactos secretos, importantes y poderosos que la buena vida le habían dado logro saber todo lo que necesitaba respecto del susodicho ya nombrado, de su también despiadado hijo, sus otros hijos, su familia, el tal Heinrich, las redes en Europa y Centroamérica, los laboratorios de clorhidrato de cocaína, las amantes de todos, sus gustos y placeres, sus hobbies y mucho más.  Tenía sentido toda aquella investigación, claro que lo tenía. Su vida y la de sus hijas y sus seres más queridos estaban en juego. No se trataba de simples narcos aficionados  tratando de llegar a la sima, no, se trataba de uno de los carteles de drogas más grande del mundo. Con los ojos explotados y sin terminar de beber su whiskey se hundió en la cama y se durmió. El siguiente dia seria muy largo… y el siguiente, y el siguiente…
avatar
Gonza
Miembro Honorable
Miembro Honorable

Masculino
Cantidad de envíos : 3225
Edad : 40
Localización : Campana
Moto/s - año : Twister 250 carajo! ! !
Fecha de inscripción : 04/04/2012

Ver perfil de usuario http://mixviajesenmoto.blogspot.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Re: Una historia real??? FINAL

Mensaje  Ale_Matias el Miér 15 Abr 2015, 13:06

Sangriento, cruel, despiadado, pero también filántropo, político, deportista… donador de causas justas, amigo de los pobres…










Re Escobar el patron el tipo!    jodida la cosa... no puede terminar bien  Shocked   Sad
dale Gonza! seguiiiii...............   
avatar
Ale_Matias
Miembro Gold
Miembro Gold

Masculino
Cantidad de envíos : 454
Edad : 27
Localización : Lujan
Moto/s - año : Nada
Fecha de inscripción : 29/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una historia real??? FINAL

Mensaje  Gonza el Jue 16 Abr 2015, 20:17

Por ultimo tomo el artículo periodístico que contaba por menores y mayores respecto de la ajetreada vida de  ¿¡“Su nuevo jefe”!?.
 Sangriento, cruel, despiadado, pero también filántropo, político, deportista… donador de causas justas, amigo de los pobres…
Se sentó en su computadora e indago más respecto de Robledo Juárez. En tan solo unas  horas de internet y algunos llamados telefónicos a algunos periodistas amigos, contactos secretos, importantes y poderosos que su agitada vida le habían dado logro saber todo lo que necesitaba respecto del susodicho ya nombrado, de su también despiadado hijo, sus otros hijos, su familia, el tal Heinrich Manama, las redes en Europa y Centroamérica, los laboratorios de clorhidrato de cocaína, las amantes de todos, sus gustos y placeres, sus hobbies y mucho más.  De Carlos Emilio Robledo Juárez supo todo, supo que era de origen muy humilde y quinto hijo de una familia muy numerosa que hasta donde se había podido investigar contaba con siete hermanos varones y cuatro mujeres. Supo que sus, padres trabajadores campesinos,   nunca pudieron darle  ni a él ni a sus hermanos una vida sin necesidades o una educación completa en su Colombia natal. Era proveniente de la ciudad de Neiva, capital del departamento de Huila, situada al margen del rio Magdalena, donde vivió hasta la adolescencia. Desde muy pequeño tanto el cómo alguno de sus hermanos pasaban más tiempo en las calles de la ciudad que en su propio hogar y pronto comenzaron a delinquir y a pasar mucho tiempo en las comisarías de Neiva. Su carrera criminal había comenzado robando estéreos de automóviles hasta que un buen día uno de sus hermanos mayores lo introdujo en el tráfico de drogas y por supuesto en el consumo. Traficaban junto a otros amigos todo tipo de estupefacientes y marihuana principalmente hacia los Estados Unidos de América, primero como intermediarios. Su inteligencia, audacia y temeridad pero también su visión de negocios y ambición pronto lo convirtieron en líder. En los inicios de su negocio se encargaba personalmente de eliminar los obstáculos, siempre personas,  que atentaban con su crecimiento económico y mercantil. Todo lo arreglaba a balazos sin importarle absolutamente nada. Sindicado como el responsable de asesinar a una docena de policías y al jefe de un minúsculo Cártel en franco crecimiento del que finalmente se apodero, aunque nunca le pudieron probar nada. Todo lo que hacía lo hacía para ser millonario, salir de la pobreza, ayudar a sus padres y hermanos y llenarse de lujos.
Abriéndose paso al compás de sus fusiles R – 15 y las temibles ametralladoras MP- 5 creo un imperio de miles de millones de dólares. Tan solo una década tardo en convertirse en una pieza clave del tráfico de cocaína internacional. Se autofabrico y financio pistas, rutas, laboratorios y monopolizo el comercio ilegal de cocaína desde la producción hasta el consumo en todo Latinoamérica. Una vez en lo más alto dejo el trabajo sucio a sus muy bien pagos sicarios sin dejar el mando y controlándolo todo y se dedicó a la filantropía y la política. Fue el gran amigo de los pobres, a quienes ayudaba, daba casas y comida y también trabajo. Entre ellos y Robledo Juárez había más que una simple adhesión, había también sincero apoyo y protección, de los dos lados. En sus años de ostentación y gran poder fue dueño de una hacienda de tres mil hectáreas, mansiones de lujo, aviones, yates y autos costosos. Robledo Juárez había logrado convertir el negocio de las drogas en un perfecto negocio rentable en el que se abría pasos a puras balas de ametralladoras, la cual era su arma de fuego preferida. Por un tiempo fue conocido en el ambiente con el trágico seudónimo de “Señor Sangre” hasta en su traducción al inglés “Mr Blood”, ya que la mayoría de sus negocios iban dirigidos hacia el país del norte.
Leandro leyó  también que un día Robledo Juárez tuvo que reconocer bajo estudios de ADN a un hijo extramatrimonial y darle su apellido, producto de una relación extramatrimonial con una modelo de alta costura venezolana ex Miss Universo. Lo reconoció y lo llevo a vivir con él ya que el joven vivía más en las cárceles desde muy temprana edad que con su madre. El estudio de ADN era exacto pero más exacto era su historial, era un auténtico sanguinario, un sádico y desde muy temprana edad se había convertido en el terror de las calles de un pueblito de su Venezuela natal. Lo educo, lo instruyo y le enseño todo lo que sabía respecto de su sucio negocio, sin saber que aquello terminaría siendo su propia tumba. Emilio Robledo Díaz con el tiempo supero a su padre, como el alumno que mejora al maestro y esto declino en definitiva en lo que le tocaba vivir al él mismo. No podía creer en los giros que daba la vida. No lo podía creer. No quiso leer  ni investigar más, ya era suficiente, su inteligencia se lo decía.
 
Leandro no daba crédito de cuanto leía e investigaba  y dónde su maldita suerte lo había llevado tantos años después. Maldecía aquella fatídica noche en carapachay, maldecía las reuniones posteriores con Juan José en el “Bar Imperio” y aquella sucesión de golpes comando que entre muchas otras cosas lo habían hecho millonario. Pensaba en sus ex compañeros de tropelías, en los desafortunados Zeta y Eme, en la no muy lejana visita de Jota su departamento con ese nuevo plan que salió tan mal, tan fallido. Pensaba cuan curioso eran los destinos de las personas, y su propio destino.
Tenía sentido toda aquella investigación, claro que lo tenía. Su vida y la de sus hijas y sus seres más queridos estaban en juego. No se trataba de simples narcos aficionados  tratando de llegar a la sima, no, se trataba de uno de los carteles de drogas más grande del mundo. Con los ojos explotados y sin terminar de beber su whiskey se hundió en la cama y se durmió.
 
Pasaron muy pocos minutos hasta que empezó a soñar que empuñaba una ametralladora, que explotaban granadas a su alrededor, que caminaba en medio de la selva o sumergido en medio de un pantano con los brazos en alto para no mojar su metralleta. Se despertó varias veces exaltado, transpirado, antes de compensar el sueño y dormir por fin plácidamente y sin sobresaltos. No era la primera vez en su vida que soñaba algo así. Era un molesto sueño recurrente que tenía desde mucho tiempo atrás. 
Ya por la mañana y con tan solo apoyar sus descalzos pies en la alfombrita junto a su cama volvió a la realidad. Rápida y perfectamente reproceso todos y cada uno de los datos estudiados la noche anterior y repaso mentalmente la sorprendente historia del colombiano. Su prodigiosa memoria le volvió refrescar todos los datos con todos los detalles. Maldijo por quintagesima vez y se levantó. Coloco un disco de música clásica en su querido tocadiscos marca Ramser y se dispuso a desayunar. En unas horas lo pasarían a buscar para verse cara a cara con el delincuente más buscado y más escapado de los últimos años de Latinoamérica. Su maldita puta suerte lo había puesto allí sin muchos remedios para suprimirlo.
 
 
         Por la tarde y luego de recorrer los setenta kilómetros hasta la finca “Escobar” en el partido de Exaltación de la Cruz en la referida camioneta van blanca, Leandro se volvía a reunir con Robledo Juárez.  Esta vez se habían equiparado un poco las cosas ya que los dos sabían mucho respecto del otro. Leandro coloco el maletín sobre la mesa y endulzo el café levemente, pensaba que aquel riquísimo café era lo mejor que le había pasado desde que recibió el llamado telefónico el día anterior, se daba cuenta que era realmente delicioso. Bebieron por largos minutos sin emitir palabras, solo disfrutando el café, se miraban sin hablar, se estudiaban. Unos cientos de metros más allá unos peones variaban unos bellísimos caballos y un jardinero arreglaba unas hermosas flores. Fue el dueño de casa quien tomó la palabra y Leandro quien mejoro su actitud respecto de la primera cita, sabía que no tenía alternativas, continuar siendo soberbio y cortante no lo iba a ayudar a concretar las cosas de la mejor manera salir rápidamente de ese maldito trance.
 
 
_ ¿¡Que le parece mi café!? Señor Santi
_ ¡Es realmente maravilloso Señor Robledo! Verdaderamente exquisito y aunque no se mucho respecto de esta bebida le puedo asegurar que lo disfruto en cada sorbo.
_ ¡Eso se llama buen gusto! Cuando uno disfruta de algo sin ser un experto es su buen gusto quien define lo bueno y lo malo, lo rico y lo feo, lo  perfecto de lo imperfecto y sepa que no todo el mundo tiene buen gusto. Es especial. Le puedo asegurar que eh conocido personas que no notan la diferencia entre un excelentísimo café y un café de porquería, hay gente que cree que son geniales carros los Ferrari y los Lamborghini y verdaderamente los son ¿¡Quién podría negarlo!? Pero solo el buen gusto notara la diferencia de calidad de uno y de máquina del otro. ¿Qué carro elegiría usted señor Santi?
_ Discúlpeme señor Robledo pero no podría elegir, no me gustan los autos. Lo mío son las motos, soy motoviajero pero además… no me gustan los autos.
_ Lo sé, lo sé. Lo había olvidado… las motos… recorrió su bello país en moto de punta a punta, lo sé. Es mi parecer que aquel que anda en moto, que viaja en moto es un ser especial, me da la impresión que no es para todo el mundo pero desconozco por completo el mundo de las dos ruedas, sé que las hay bellísimas y caras y de todo tipo pero nada más. Lo que si se y en eso me puedo explayar y ayudarlo a conocer un poco más es respecto del café. Tengo mi propia cafetera allí en Colombia.
 

Robledo Juárez realizo una reseña describiendo por menores y por mayores de aquella bebida y de su propia finca cafetera. Le dijo que…
avatar
Gonza
Miembro Honorable
Miembro Honorable

Masculino
Cantidad de envíos : 3225
Edad : 40
Localización : Campana
Moto/s - año : Twister 250 carajo! ! !
Fecha de inscripción : 04/04/2012

Ver perfil de usuario http://mixviajesenmoto.blogspot.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Re: Una historia real??? FINAL

Mensaje  Gonza el Vie 17 Abr 2015, 15:46

Robledo Juárez realizo una reseña describiendo por menores y por mayores de aquella bebida y de su propia finca cafetera. Le dijo que según su conocimiento y parecer eran pocas las bebidas en la historia de la humanidad que llegaron a ser tan populares y deseadas como una buena taza de café de alta calidad bien preparada. “Un buen café ofrece –le dijo- un sabor y una experiencia compleja que va más allá de un simple bebida estimulante o que satisface la sed”
 
_Su exquisito aroma y sabor ofrecen una variada gama de sensaciones que reconfortan el estado físico y espiritual de quienes lo consumen.
 
Le dijo que detrás de cada taza de café hay una compleja historia y un arduo trabajo. Apasionadamente le decía que el café es un producto especial, con una historia particular que requiere de condiciones de cultivo muy complejas y a su vez un manejo del cultivo y procesamiento del grano que requieren una gran dedicación.
 
_ Pero no solo la historia y sus condiciones de producción hacen al café especial señor Santi. El buen café es más que una bebida para desayunar o merendar… de él dependen una cantidad enorme de productos y productores de este mundo desarrollado, y sobre el confluyen centenares de miles de personas que han creado en diferentes sociedades ritos y costumbres que han derivado en la creación de diferentes preparaciones que explotan el perfecto sabor y los diversos y complejos atributos que le he mencionado.
 
Le explico también que se produce en más de cincuenta países, que los mejores cafés se producen en zonas tropicales o subtropicales y que se elabora tanto en Asia, África como en Latinoamérica, siendo los Estados Unidos, Canadá, los países del norte de Europa y Brasil los principales consumidores en el mundo.
 
_ La historia del café está íntimamente ligada a diversas culturas y civilizaciones lo que lo transforma en un producto social por excelencia.  Sin embargo pocos consumidores saben de dónde viene su café. Como usted. Pero yo se lo diré si me permite un poco más de su atención.
 
El anfitrión de aquella reunión sirvió una nueva taza de caliente café pero esta vez no para beberlo sino para olerlo y mirarlo. Al mismo tiempo hablaba respecto  del árbol de café y su entorno, de las características de su cultivo, el manejo agronómico y los procesos de recolección, cosecha y post cosecha. Leandro escuchaba extasiado y admirado del conocimiento y pasión de su interlocutor. Y como aquel, también se había servido una nueva taza de café e imitaba sus movimientos, sin beberlo, pero aspirándolo con un poco de torpeza pero con profundidad.
 
_ Producir un excelente café demanda un gran trabajo y es de suma importancia conocer muy bien las clasificaciones de calidad del producto en general y de cada origen en particular.
 
Finalmente le explico que la mayoría de los cafés arábicos de Brasil no eran lavados lo que modificaba su calidad básica natural porque los frutos se dejan secar y luego los descascaran. Le dijo que ese proceso hace que el café contenga impurezas, granos defectuosos y sustancias residuales del mucilago y la pulpa que afectan la calidad misma de la bebida.
 
_ En contraste señor Santi, y acá viene lo más importante, el hecho de que el café colombiano sea beneficiado en su totalidad por la vía húmeda y cuidadosamente seleccionado implica que la calidad básica está más cerca de su potencial. En el beneficio por vía húmeda, el grano se libera con agua del mucilago que queda tras el despulpe y posteriormente se seca hasta obtener el más grandioso y delicioso café, café de estirpe, conocido como Café Pergamino. Es, señor Santi, el conjunto de factores naturales y humanos lo que convierten al Café de Colombia… en un perfecto y único café sobresaliente y sin igual en el mundo entero.
 
 

Sin comprender mucho la parte técnica de la explicación Leandro solo atino a levantar su fina taza y decir “salud” a lo que Robledo Juárez agradeció con otro “salud” igual. Posteriormente decidieron regresar a la razón de aquella seudo reunión. Leandro abrió el maletín y sacando las fichas de las personas con las que se debía involucrar le dijo:
avatar
Gonza
Miembro Honorable
Miembro Honorable

Masculino
Cantidad de envíos : 3225
Edad : 40
Localización : Campana
Moto/s - año : Twister 250 carajo! ! !
Fecha de inscripción : 04/04/2012

Ver perfil de usuario http://mixviajesenmoto.blogspot.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Re: Una historia real??? FINAL

Mensaje  Gonza el Vie 17 Abr 2015, 15:47

Leandro abrió el maletín y sacando las fichas de las personas con las que se debía involucrar le dijo:
 
_ Ya no necesito esto señor Robledo. Los documentos, pasaje y dinero los deje en mi hogar, no tenía sentido traerlos ni pasearlos por ningún lugar. Los deje por mera seguridad.
_ Muy inteligente es usted. Doy por sentado que estudio estas fichas personales y que sabe cada detalle de cada una de estas personas.
_ Todo lo tengo gravado en mi memoria y con el resto improvisare. Quédese tranquilo. Quisiera hablar con usted un poco más respecto del señor Emilio Robledo Díaz…
_ Si claro…
 
La charla derivo en detalles respecto del condenado a muerte. Leandro quería conocer los detalles de su coronación como capo narco y los pormenores de la caída en desgracia de su interlocutor. Robledo Juárez  le conto todo con lujo de detalles sin dejar nada por nimio que fuera sin relatar. Le dijo que lo de la mercancía desaparecida donde él se inmiscuye inconscientemente por vez primera en el narcotráfico fue la gota que derramo el vaso ya que venían diezmándolo desde un tiempo atrás, acorralándolo e invadiéndolo. Le confeso que desde unos tres años atrás sospechaba que su hijo estaba preparando un golpe en su contra y que para cuando quiso evitarlo ya era demasiado tarde. “La mercancía perdida – dijo – me pudo haberlo salvado pero el golpe de nocaut ya estaba dado.”
_Me agrada a sobre manera su cambio de actitud, su predisposición y buen trato señor Santi, después de todo somos personas adultas con ganas de triunfar, somos buenas personas y por sobre todo somos únicos en nuestra especie; yo en lo mío, usted… múltiple veces Licenciado, comerciante, padre de familia y viajero, en lo suyo. Estoy pensando que a su regreso y con la satisfacción de la misión cumplida… podríamos a hacer grandes negocios. No conozco muchas personas con su valía e inteligencia, perfeccionista, letal… somos hombres de negocio. Necesitaría a alguien como usted.
 
Leandro se tomó unos segundos antes de contestar. Se llenó de ira en tan solo segundos; ira, enojo e indignación. Miro a Robledo Juárez por largos segundos directo a los ojos y también vio a un gran hombre, pero un gran hombre del mal, y esa diferencia costeaba toda posibilidad de negocios juntos. No eran ni parecidos, ni iguales, ni especiales y creía que si tenían alguna similitud o alguna cosa en común era que eran ambos una mierda de personas, la escoria de la humanidad y si coincidía en que lo único en común que tenían era que los dos eran sendos asesinos, uno por negocios y placer y él mismo por decantación o mala  praxis. Asesinos al fin los dos.
 
_ Señor Robledo no se confunda, no tome mi mejora en la actitud respecto del día de ayer como un cumplido, algún tipo de admiración o aceptación con respecto de este trabajo que me encomienda. Yo estoy aquí obligado y bajo amenaza de muerte, tanto mía como de mis hijas y... no sé cómo es allá en su país pero acá en el mío, Argentina,  ponemos en el pedestal a la familia y como tal y ya que me veo obligado… si tengo que matar por ellas matare. No lo dude. No crea que mi condescendencia de hoy es un placer, lo hago porque no tengo alternativa y como no tengo alternativa quiero terminar con todo esto de una buena vez y de la mejor manera, que es según entendí…corríjame si me equivoco… haciendo eso malditos putos viajes por medio mundo en avión, meterme en un negocio que no tengo ni puta idea de cómo y de que se trata, matar a su hijo que según mi entendimiento ni usted en persona pudo parar y todo esto por supuesto poniendo en riesgo mi propio pellejo, poniéndome en manos de un maldito sádico hijo de mil putas como usted. Discúlpeme señor Robledo no mezcle los tantos, no me subestime. Nada tengo que ver con usted, su gente, su hijo y su mierda de droga. No dude que voy a cumplir con lo que me exige. Lo voy a hacer perfectamente, pero bajo su promesa y su palabra de honor que una vez realizada la operación y entregado su viejo negocio usted y yo no tendremos más cuentas pendientes y jurara usted que nunca voy a saber más nada yo, ni mi familia y/o mis seres queridos respecto de usted ni nada que lo relacione. ¡Júrelo Señor Robledo! Mas saldría ganando si pudiera asestarle un disparo desde quinientos metros con un rifle de alta precisión, nunca se enteraría usted que fue lo que sucedió, se lo aseguro. ¡Deme su palabra de honor y se hará lo que usted dice!
 
No pasaron ni siquiera dos segundos, no hubo un atisbo de duda. Robledo respondió al instante, más por respeto que por otra cosa, era verdaderamente un hombre de negocios.
 
_ ¡Tiene mi palabra que así será Leandro!  -por primera vez lo llamaba bajo el nombre de pila-
 
Volvieron a los detalles del viaje y el desembarco primero en Holanda y luego en Medellín. El trato volvió a ser ameno, respetuoso y cordial. Ninguno de los dos se medía o vigilaba, más bien fluían como grandes partenaires. Al poco Leandro se levantó de la mesa y antes de retirarse le pidió unos días para dejar todas sus responsabilidades personales en orden para poder viajar tranquilo. Supo allí en medio de la charla que  aquella nueva aventura le iba a demandar no menos de seis o siete meses. “Le va a llevar al menos unos cinco meses concluir con este trabajo perfectamente señor Santi” – le dijo, y él concluyo un poco más que eso. Esto significaba que debía alejarse de sus queridas hijas por ese lapso de tiempo, de sus negocios, su hogar, sus amados viajes en moto, de Pamela y sus amigos. El plan consistía en vivir allí en Colombia sin regresar hasta terminado “el juego”; consistía en transformarse en la sombra de Emilio Robledo Díaz y que este no se diera cuenta de absolutamente nada. Sabía que esto no lo iba a lograr en dos días, ni en dos meses, ni tres. Debía exiliarse por largos meses bajo otra identidad sin volver a ver a los suyos ni salir del país de Centroamérica.
 
 
 
_ Tiene libre cuarenta y ocho horas Leandro, haga lo que tenga que hacer y si necesita veinticuatro horas más se las daré también. Juntar nos tenemos que volver a juntar si o si porque dentro de ese tiempo estaremos a tan solo un par de días de su partida. “The time it´s fly” …….
 
 

No hablaron  más, Leandro comprendió todo por inverosímil que fuera. Tomo el maletín y dio la espalda a Robledo. 
avatar
Gonza
Miembro Honorable
Miembro Honorable

Masculino
Cantidad de envíos : 3225
Edad : 40
Localización : Campana
Moto/s - año : Twister 250 carajo! ! !
Fecha de inscripción : 04/04/2012

Ver perfil de usuario http://mixviajesenmoto.blogspot.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Re: Una historia real??? FINAL

Mensaje  Ale_Matias el Dom 19 Abr 2015, 20:40

bueno Gonza  study   se puso buena, media seria...  Shocked...

Subio el tono de la historia, es mas delicada! 
esta bueno. segui que te seguimos. abrazo!
avatar
Ale_Matias
Miembro Gold
Miembro Gold

Masculino
Cantidad de envíos : 454
Edad : 27
Localización : Lujan
Moto/s - año : Nada
Fecha de inscripción : 29/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una historia real??? FINAL

Mensaje  Gonza el Miér 22 Abr 2015, 12:26

“The time it´s fly” …….
 
 
No hablaron  más, Leandro comprendió todo por inverosímil que fuera. Se puso de pie, tomo el maletín y dio la espalda a Robledo.
 
 
             En las siguientes cuarenta y ocho horas Leandro se encargó de varios asuntos personales, primeramente se preocupó por dejar todos sus negocios prolijamente ordenados; si bien llevaba todos y cada uno de ellos cuidadosamente organizados sabía que cinco o seis meses era mucho tiempo para dejarlos solos. Pago todos los impuestos y seguros que debía pagar mes a mes por adelantado y con la antelación de un año, es decir que dejo todo saldado para no pagar más nada por trescientos sesenta y cinco días. Llamo por teléfono y concreto una reunión personal con un amigo de confianza el cual era contador y lo convenció de que supervisara todos y cada uno de sus comercios. Leandro era dueño de una prestigiosa confitería, una agencia oficial de quiniela, una agencia de remis, una casa de deportes y una agencia de motos.   Sus bienes inmuebles se manejaban independientemente ya que todo se depositaba en su cuenta personal del banco.
 
Los dos días pasó a visitar a sus hijas y compartió muchas horas con ellas al tiempo que le anticipaba a su ex esposa, mintiendo por supuesto,  que debía realizar un viaje a Centroamérica por unas inversiones que había realizado unos años antes y que no andaban bien, y que aquello le llevaría algunos meses.
 
 
_ Abrí una tercer cuenta en el mismo banco donde están las cuentas para las peques para cuando sean mayor de edad a nombre tuyo. Acá tienes los papeles y la autorización para utilizarlas. Quizás me demore más de la cuenta, no lo sé.
 
Cuando ella le pregunto qué significaba “más de la cuenta” y el respondió secamente “¡doce meses, no más de eso!” comprendió que Leandro no decía toda la verdad, pero no se preocupó. Si Leandro decía “doce meses” serian doce meses o menos, pero de seguro ni un día más. Hablaron mucho respecto de las pequeñas Santi y los dos se dieron cuenta que a excepción de aquel viaje en moto de un mes y medio al Machu Pichu, el antiguo poblado andino incaico en Perú, nunca había estado sin ver a sus hijas por mucho tiempo. “Viajo urgente, en unos tres días” – le dijo. Y no volvieron a tocar el tema.
Leandro estaba arreglando todo eficientemente para realizar su viaje y llevar a cabo los planes de Robledo Juárez sin tener que preocuparse mucho de lo que dejaba en Argentina.
 
 
Se tomó todo un día para resolver su alejamiento provisorio con su novia Pamela Ferrer porque sabía que esa sería la terea más difícil. La invito a su casa como de costumbre a pasar la el día y la noche y entre videos de rock and roll, una cena íntima y unas copas de Champagne le hablo respecto de su misterioso y repentino viaje.
Ella exploto. Sin comprender nada de lo que él le decía entre otras reacciones entro en pánico, maldijo a todos los santos, amago con retirarse varias veces y lloro.
 
 
_ ¿¡Cómo que seis meses Leandro!?  ¿¡Me estas jodiendo vos!?
_ Pamela….
_ ¿¡Vos me ves cara de pelotuda a mí!?
_ Pam…
_ ¿¡Como que seis meses o un poco más!? ¿¡Sin volver!?
_ ¡Cálmate! Escucha…
_ ¿¡A México!? ¡Solo, por negocios…! ¡Si vos no tenes negocios en México!
_ Vos no sabes que negocios tengo yo y dónde Pamela por favor. Sé que es difícil para vos pero tenes que entenderlo y aceptarlo.
_ ¡No acepto nada! ¡Vos no me queres! ¡Sos un maldito mentiroso! ¡Me voy y no me vayas a buscar! ¡No te quiero ni ver en mi casa, ni en la facultad! ¡Te odio!
 
Pamela abrió la puerta y comenzó a correr escaleras abajo, ni siquiera llamo el ascensor. Leandro la alcanzo unos pisos más abajo, la tomo del brazo, la beso y abrazo. La condujo sollozando al departamento otra vez. Tenía un ataque de nervios y era una furia de celos, incomprensión, desdicha y locura. Leandro la fue calmando de apoco, le dijo que seis meses pasarían volando, que ella tenía muchos exámenes por rendir y que eso la mantendría distraída y tomándola fuerte de los dos brazos le dijo que se mentalizara solo en eso, que lo más importante de todo era su carrera –“allí no podes fallar”- le dijo. Ella se soltó, se puso de pie y dirigiéndose al baño para arreglarse un poco le espeto:
 
_ ¡Leandro! En menos de tres meses cumplimos un año de novios.  ¡Es nuestro primer aniversario juntos!
 
 
 
Leandro no dijo nada. No sabía nada del aniversario, no lo tenía ni en mente. La verdad,  también es, que siempre había pensado que festejar ese tipo de fechas eran cosas de niñas, porque ni en los años de apasionado romance con la madre de sus hijas lo había hecho; esta relación no era la excepción de sus creencias, además de que en estos momentos no tenía tiempo de pensar en aquello, en lo que menos podía pensar era en eso que su novia le decía. Tenía grandes problemas ahora, otros verdaderos problemas, de los llamados “de vida o muerte”. Su vida, la de sus hijas y la de la propia Pamela pendían de un hilo.
Pamela salió del baño con la cara lavada, sin llorar y tomo asiento junto a la mesa, entonces le dijo que olvidara todo, que hiciera sus cosas, que ya no importaba. El la miro por largos segundos con mucho sentimiento y un poco de culpa y como tantas otras veces la encontró bellísima, realmente le parecía una criatura excepcional y hermosa. No le dijo nada, no sabía que decir.
 
_ Te estaba preparando una sorpresa… ya estaba en ello, desde hace unos meses lo vengo planeando; ahorre mucho dinero y lo gaste todo en un festejo que pensé especialmente para los dos. Es la primera vez que cumplo un año de novia con alguien… es la primera vez que estoy realmente de novia.
_Pam…
_ Mira, aunque en este momento te odio tremendamente, yo… yo te amo. Vos sos el hombre de mi vida.
 
Ella se silenció compungida por un receloso llanto que le atravesaba el alma, el pecho y la garganta. El la miro un tanto enternecido y le tomo la mano; ella lo rechazo retirándosela, poniéndose de pie y alejándose a un extremo del reconfortable living que tantas veces los había cobijado amándose hasta altas horas de la madrugada.
 
_ Mira Leandro… yo no me imagino la vida sin vos. No puedo ni pensar en que un día me digas que no podemos seguir juntos como novios o pareja. ¡Te amo! Todo lo que hago desde que te conocí, desde la primera vez que entraste al taller de mi papá con tu motocicleta reluciente y te sacaste el casco moviendo la cabeza y agitando el pelo al viento… todo lo que hago desde ese hermoso día lo hago para agradarte, para gustarte más, para ser mejor de lo que soy porque sé que te gusta lo mejor, sé que te gusta la perfección, la superación personal. Lo sé, lo tengo claro. Sé que no te gusta el mundo de los blanditos, como vos llamas a las personas que lloran, que ponen escusas en lugar de seguir adelante; odias a los que se dejan vencer, lo sé. Ese tipo de personas no van con vos y yo no voy a ser una de ellas, aunque a veces no tengo fuerzas yo quiero estar en tu lado del mundo… me quiero recibir rápido para agradarte más porque sé que vos sos un hombre de estudios y empecé a rendir algunas materias de otra carrera para tener más de un título universitario, como vos. Lo hago también por mis viejos pero desde que te conocí un poco más  y me enamore perdidamente lo hago más por vos que por ellos. Por vos, para vos y por culpa tuya.  
_ Pamela…
_ Sos una gran persona Leandro, lo sé por mí misma y por mi papa, porque yo hablo con él más que con nadie y le pregunto por vos; le pregunte antes y le pregunto ahora y él me dice que sos una gran persona, un gran tipo. Dice que no te conoce como se conocen dos grandes amigos de la infancia pero sabe, está seguro que sos una gran persona, con un gran corazón y mi papa, como tal, está más que claro, va a querer lo mejor de lo mejor para su hija, su única hija y te quiere a vos. Lo sé por tus preciosas hijas también… pero hay un lado tuyo que muy pocas personas conocen y que yo odio ver sobresalir y ganarte…es tu frialdad para muchas cosas, para ciertas cosas que solo el calor y el candor lograria llevar… vos logras hacerlo con frio, desdén, desinterés… en esos momentos que tanto odio me pregunto si ahí en ese pecho que tanto me gusta tenes un corazón o una piedra… me pregunto… si un tipo como vos envejece o se erosiona. Pero pará, quizás sea una niña aun pero de tonta no tengo nada eh, no te confundas. ¡Sos frio y desinteresado en lo que no te apasiona… como yo, porque en lo que te apasiona y amas sos la pura candidez, sos todo corazón, como en lo de tus viajes, tu moto, tus libros y tu rock and roll… ¡
_……………………………………..
_ ¡Y ahora me decís sencillamente que te vas a centro américa por más de seis meses y que me refugie estudiando! Sos increíble.
_ Yo…
 
Comenzó a llorar nuevamente pero en silencio. No lo miraba, ni se acercaba. Acariciaba los libros de la biblioteca uno a uno como un acto reflejo de defensa y se desahogaba. De pronto lo apabullo a preguntas, una tras otra sin esperar las respuestas, solo preguntaba y repreguntaba, gritando y llorando.
 
_ ¿¡Cuantos meses son!?
_ ¿¡Cuando te vas!?
_ ¿¡No podes volver para nuestro aniversario!?
_ ¿¡No podes quedarte hasta después!?
_ ¿¡De que se trata ese maldito negocio!?
_ ¿¡Y tus hijas!? ¿A ellas tampoco vas a venir a ver en todo ese tiempo?
_ ¿¡No puedo ir con vos!?
 
Leandro se puso de pie y fue junto a ella, la abrazo y con firmeza le respondió lo que pudo y lo que quiso. Le dijo que no podía volver, ni posponer, ni ir acompañado. Le dijo que serían más de seis meses. La miro a los ojos levantando su bella cara y le dijo que realmente lo lamentaba. Le respondió que tampoco vería ni tendría ningún tipo de contacto por ese lapso de tiempo con sus hijas. Fue allí cuando salió ese frio y desatento Leandro que ella odiaba, fue cuando le dijo que no solo no podía volver hasta terminado su trabajo en el tiempo que le había mencionado sino que además carecerían de todo tipo de contacto entre ellos; le dejo bien en claro que hasta su vuelta no habrían ni llamadas de teléfono, ni internet, ni correspondencia escrita de ningún tipo.
Pamela se volvió a soltar por enésima vez, fue junto a la mesa y se sirvió una llena copa del champagne que estaban tomando y lo bebió de un solo trago como si quisiera pasar aquel mal momento de una sola buena vez. Comprendió todo. Ya nada podía hacer y nada más quería saber. El ahondo un poco más en algunos detalles aunque no mucho. Le hablaba suavemente, pausadamente pero con decisión.  Le expresó su deseo de seguir la relación, de continuarla a través del tiempo que estuvieran separados. Fuera de todo plan le dio su consentimiento para que valla a visitar a sus pequeñas hijas que  -le dijo y mintió una vez más – habían preguntado varias veces por ella desde que estuvieron juntos aquella mala tarde medias privadas de la libertad.
Los dos se acercaron a la mesa y se sirvieron una nueva copa del carísimo y fino  champagne y bebieron juntos. El tomo la palabra con mucho valor:
 
_ Mira Pamela, hace mucho que lo vengo pensando… toma, toma las llaves del departamento, es tuyo mira, ya tengo las copias hechas. Mírame Pam, créeme. Toma. Podes utilizarlo para venir a estudiar, es tuyo desde ahora, de los dos, dale. Se va a pasar volando vas a ver y cuando vuelva….
 
 
Ella lo paro en seco con un gesto y su fuerte mirada y le dio la espalda. Hubo un silencio incomodísimo para los dos. Al fin sin darse vuelta ella le dijo:
 
_ Deja Leandro… no prometas nada. No comprendo todavía y no estoy para promesas futuras cuando trato de asimilar el presente. Si no podes hacer nada hoy no prometas para el mañana. Guarda esas llaves, ya no sirve y no voy a venir acá a sufrir y extrañarte cuando no estés o no sepa que estás haciendo allá en México, Cancún, sus playas o el Distrito Federal lleno de turistas y mujeres de todo el mundo…no soy idiota sabes.
 
 
El dejo pasar unos minutos antes de hacer algo, por dentro le parecía risueño lo de Cancún y las playas, inocente. La tomo por la espalda y la abrazo, ella no opuso resistencia y se besaron.
Hicieron el amor durante toda la noche, muchas veces, apasionadamente. Lo hicieron como la primera vez y como si fuese la última. Se amaron sinceramente.
Al amanecer y con las primeras luces del nuevo día ella se levantó sin despertarlo y se dispuso a retirarse.  Antes de partir lo miro por largos minutos y supo que tenía que dejarlo ir sin causarle preocupaciones o problemas. Lo amaba con todo su corazón, con su cuerpo y su alma. No tomo las llaves que le habían dado del departamento; no pasaría por allí estando sola y tampoco visitaría a las adorables niñas Santi.
 
Cuando Leandro se despertó solo y desnudo en su cama simplemente dio vuelta la página, tenía una admirable disciplina para pasar de un tema a otro sin remordimientos y ningún tipo de culpas, sencillamente dejaba atrás algo muy importante para pasar a otra cosa igual, tan o más importante todavía; simplemente cambiaba el chip y nunca miraba para atrás, había desarrollado esa virtud muchos años antes y le había dado grandes resultados. Pamela Ferrer, los aniversarios, los tontos celos y las sensaciones amorosas ya no estaban en su campo de reconocimiento de la realidad.
 
Tan solo apoyar sus descalzos pies en la alfombrita junto a su cama volvió a la cruda posición en la que se encontraba. Rápida y perfectamente reproceso todos y cada uno de los datos estudiados y repaso nuevamente la sorprendente historia del colombiano. Su prodigiosa memoria le volvió refrescar todos los datos con todos los detalles. Maldijo por septuagésima vez, se levantó.
Luego de una ducha con agua fría para despejarse completamente y un frugal desayuno americano, donde el café, vale decirlo, le pareció más ordinario que ninguna vez, se puso a estudiar e investigar más con respecto de la cocaína, la planta de coca, su cultivo, su elaboración, mercado, leyes nacionales argentinas y colombianas y legislaturas internacionales.
Se llenó de información realmente valedera y adoctrinante a través de sitios de internet y unos libros de leyes, drogas y físico-química que poseía en su amplia biblioteca personal. Si bien nunca en su vida se vio ligado a este tipo de productos, ni a ningún tipo de adicción tenía amigos que habían caído en grandes problemas por este flagelo. Siempre le habían atraído las leyes y la física y poseía un sinfín de escritos referidos al tema en cuestión.
 Finalmente en resumen y entre otras cosas supo que la planta de coca produce un alcaloide tropano cristalino conocido científicamente como benzoilmetilecgonina, que es la cocaína; nombre que proviene de la unión de Coca y el subfijo alcalino –ina. Supo que la hoja de coca es la única parte que contiene cocaína y que es un estimulante del sistema nervioso central, un supresor del apetito y un anestésico tópico. Leyó más científicamente, que es un inhibidor de la recaptación de serotonina – norepinefrina – dopamina, y que es altamente adictiva debido a la forma en que afecta el sistema de recompensa mesolimbico, que a su vez es una vía asociada a la modulación de las respuestas de la conducta frente a estímulos de gratificación emocional y motivación, es decir, es el mecanismo cerebral que media la recompensa y tiene directa relación con la síntesis de noradrenalina y adrenalina.
En términos legales ratifico, porque ya lo sabía,  que su posesión, producción y comercialización son ilegales para fines  sancionados no médicos y no gubernamentales en prácticamente todas las partes del mundo y que a pesar de que su libre comercialización es ilegal y se ha visto severamente penalizada en casi todos los países, su uso en todo el mundo sigue siendo muy extenso en muchos ámbitos sociales, culturales y personales.
Aprendió que se cultiva principalmente en América del Sur, en países como Colombia, Perú, Bolivia, el norte de Argentina y el sur de Brasil, como así también en la isla de Java y en la India; que la hoja de coca se mastica en algunas culturas para resistir diferentes inclemencias tales como el apunamiento o mal de alturas y que tiene propiedades anestésicas y analgésicas.
Más cultural e históricamente leyó que fue llamada la droga de los años setenta, ochenta y noventa por su gran popularidad, uso y consumo durante esas décadas.
Por ultimo leyó un artículo periodístico/científico que decía que la cocaína no es una droga de finales del siglo XX, creencia errada por el auge de consumo en las décadas finales de ese siglo, sino todo lo contrario, se conoce su existencia desde mediados del siglo XIX. Su efecto estimulante es mucho más potente pero menor en duración al de la anfetamina y metanfetamina. Que su forma más conocida es el clorhidrato (polvo de cocaína), y que puede usarse  en forma intravenosa o intranasal.

Leyó que la cocaína usualmente se vende en la calle ilegalmente en forma de un polvo blanco, fino y cristalino; que los traficantes generalmente la mezclan con otras sustancias, tales como maicena, talco o azucar; o con ciertas drogas como la procaina  o con otros estimulantes, como las anfetaminas, por ejemplo, metanfetamina; que también se vende en una forma llamada "crack", roca, pasta base o en forma de piedrecitas blancas o amarillas procesada con amoniaco o bicarbonato de sodio, que generalmente se fuma en pipa de vidrio, en papel de aluminio o en pipas artesanales. Reconocido en Argentina y otros países como Paco. Los efectos son inmediatos y consisten en una elevación de la autoestima y la confianza en uno mismo, acompañado de una gran locuasidad, exitacion. El efecto dura relativamente poco tiempo y, en cuanto empieza a declinar, el sujeto experimenta ansiedad por recibir otra dosis. A largo plazo, su uso descontrolado produce adiccion, ataques de pánico, trastornos mentales e incluso, la muerte, bien sea por efectos fisiológicos directos (sobredosis), o bien por inducción al suicidio.
Es una droga fuerte y su permanencia en el cuerpo puede variar. Por estudios comprobados en los laboratorios muestran que la cocaína en consumo moderado dura hasta 72 horas y en consumo crónico de 2 a 4 meses.
Aprendió que después de la embriaguez con cocaína se presenta en algunos consumidores una fuerte depresion. Este estado induce al cocainómano a tomar rápido de nuevo la droga sin importarle las normas de uso, para así evitar la "depresión por cocaína". Este mecanismo es peligroso, ya que puede conducir a una  dependencia de la droga y a la pura adicción.
 


Por ultimo Leandro realizo un breve estudio respecto del tráfico, comercialización y consumo, entre otras cosas y supo que las características adictivas de la cocaína y la imposibilidad del adicto para prescindir de ella, además de los vacíos legales a nivel mundial, han producido un mercado creciente de esta droga, sumado a la mafia y los Cárteles que poseen grandes organizaciones por y para dicho producto, siendo México el mayor comercializador y Estados Unidos de América el mayor consumidor. 
avatar
Gonza
Miembro Honorable
Miembro Honorable

Masculino
Cantidad de envíos : 3225
Edad : 40
Localización : Campana
Moto/s - año : Twister 250 carajo! ! !
Fecha de inscripción : 04/04/2012

Ver perfil de usuario http://mixviajesenmoto.blogspot.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Re: Una historia real??? FINAL

Mensaje  Ale_Matias el Miér 22 Abr 2015, 21:41

GONZA AFLOJALE AL LAPIZ....  Shocked  ............


ME ESTAS MATANDO!!!   affraid    affraid 


NO ME DA LA CABEZA....  study   study  ME HIIIIRRRVEEEEE.........


JEJ JE J JE JE JE EJ EJ JJEJE EJE J EJ JE JE JE EJ EJE JE EJ EJE J J EJ EJ
avatar
Ale_Matias
Miembro Gold
Miembro Gold

Masculino
Cantidad de envíos : 454
Edad : 27
Localización : Lujan
Moto/s - año : Nada
Fecha de inscripción : 29/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una historia real??? FINAL

Mensaje  Gonza el Lun 27 Abr 2015, 04:28

         Por la noche de su tercer y último día libre pactado con el capo narco colombiano se reunió a cenar con Francisco Ferrer en su confitería “El Bar Imperio” del barrio de San Fernando. Sería la última vez antes de su viaje, sería la última vez que vería a alguien querido antes de embarcarse en su nueva vida, su nueva identidad. Comieron unas pizzas especiales con tomate, jamón, palmitos y rucula, y bebieron unas cervezas primero y unos coñacs de marca y procedencia importada después. Conversaron largo y tendido. Eran grandes amigos y se apreciaban mutuamente.
 
_ Toma Efe, estas son las llaves y los papeles del viejo establo de Eme.
_ ¿Cómo? ¿Qué…?
_ Lo compre. Realice unas investigaciones para poder adquirirlo  y lo compre a un muy buen precio.
_ ¿¡Compraste el viejo establo!?
_ Si, investigue inmobiliaria y municipalmente y di con un pariente de él al que finalmente por herencia le pertenecía y le hice una oferta que no pudo rechazar. Es nuestro ahora, nos pertenece. Vos sos mi amigo, mi único amigo, mi confidente.
 
 
_ ¡No lo puedo creer! Pe…
_ Créelo Efe. Ya firme todos los papeles, mi idea es acondicionarlo y darle un uso, no sé, de fin de semana… recreativo.
_ ¡Sos un genio sabes! Ese lugar guarda muchos recuerdos lindos para nosotros, es especial por muchas razones. ¡Te felicito! Tuviste una gran idea loco.
_ Si Efe, lo sé, por eso lo adquirí. Revolví cielo y tierra, hace rato que tuve la idea y desde hace tiempo estaba moviéndome y tramitando todo. Ahora ya es nuestro y te tengo que encomendar una tarea. Algunas ideas que tengo para ese lugar, ese bello lugar.
_ ¡Si claro, decime!
_ Bueno, yo estoy por hacer un viaje… digamos de negocios, que me va a ausentar unos cuantos meses y quisiera que en ese lapso vos lo limpies y lo acondiciones un poco. Quiero que le empecemos a dar vida, que lo edifiques de manera que en un futuro cercano nos sirva como lugar de esparcimiento para toda la familia, las nuestras. No se… se me ocurre que allí podríamos pasar los fines de semana con tu familia y mis hijas, festejar las navidades y año nuevo… quizás, no lo sé bien todavía, no estoy seguro pero…
 
 
_ ¡Grandioso Pe, buena idea! ¿Quizás que?
_ Quizás celebrar allí un casamiento… a mi regreso, el mío con Pamela. Eso también lo vengo pensando desde unos meses… pero no digas nada aun, que quede entre vos y yo; sus mi mejor amigo pero sos su padre y nunca, nunca dijiste nada al respecto. Sos un gran tipo.
_ Leandro… maldito, me vas a hacer llorar. Te quiero mucho sabes… que te voy a decir si sus un tipazo y nunca la vi a Pame como en este tiempo desde que te conoció. Nada te voy a decir. Que temes mi bendición eso te voy a decir.
_ Gracias viejo…
_ No voy a decir nada de nada y me voy a encargar de lo que me pedís para el establo, con todo gusto lo voy a hacer. Pamela hablo conmigo hoy muy temprano; nosotros hablamos mucho, ella habla más conmigo que con su madre y  me conto todo sabes; todo lo que sabía, estaba triste, consternada pero tranquila. Yo me voy a encargar de ella también, vos quédate tranquilo.
_ Gracias Efe, no es nada, es un simple viaje de negocios… algo largo pero solo eso.
_ ¿Es por ese hijo de mil putas que se llevó a nuestras hijas? ¿Es eso, no? Tiene que ver con ese tipo….
_  ………………………………………………
 
_ ¿Pe?
_…Si… no… Quizás…  pero no del todo… no puedo hablar mucho Francisco, perdóname….
_ Mira Pe… si necesitas ayuda solo tenes que decírmelo, decime que hacer y yo lo hago, ni lo dudo, no lo dudo un segundo. Yo estoy algo grande para vivir lo que vivimos la última vez allá en Catamarca.. lo  de Jota y eso… me hizo muy mal sabes, la pase realmente mal, creo que envejecí como treinta años a causa de aquello. Pero como te digo una cosa te digo la otra… si tengo que volver a matar por Pam, por vos o tus hijas… yo no titubeo y meto balas. Eso grabatelo en la cabeza. Soy todo oídos, contame, estoy a tus órdenes y planes. Dijiste hace un rato que también soy tu confidente…
Un silencio de varios segundos y la mirada de ambos perdida fue lo que aconteció.
_ …………………………………………
_...............................................................
_ No hay nada de eso Efe, quédate tranquilo. Mira…
 
 
 
                  Muy oportuna e inteligentemente Leandro desvió el tema de conversación y no dijo nada más de sus asuntos y su viaje. Pensó que ya había dicho demasiado y que Efe nada tenía que ver con sus asuntos nuevos.
Le empezó a hablar de las reformas edilicias que quería que realizara en el viejo establo que tanto conocían. Le dijo que le dejaba dinero, todo lo que calculo necesario y un poco más, para que edificara en aquel querido lugar un gran salón y un gran quincho también. Le pidió explícitamente que no tocara ni modificara nada de la vieja construcción que tantas veces los había albergado años atrás a ellos y el resto de la bandilla. “Déjala tal y como esta Efe” – le repitió. Le pidió que buscara un buen lugar para construir el gran salón al que hacía mención y que lo quería con todos los chiches; deseaba que tenga unos ventanales grandes que den al Rio Lujan  y al verde campo. Le pidió que no repare en gastos y que le ponga todo lo que se le ocurra para que sea un lugar confortable para todos y enumero, aire acondicionado, agua fría y caliente, grandes baños, uno para las damas y otro para ellos, calefacción, buena iluminación y le expresó su deseo de que el quincho posea una gran parrilla, un horno de barro y un lugar para cocinar costillares a la cruz y con expresión mas alegre le dijo – “y no te olvides de la pileta para el verano, de esas que van como enterradas y que sea grande que somos muchos”
 
 
Conversó respecto de inaugurarlo a su regreso de américa central con una gran fiesta donde estén ambas familias, contratar a un disc jockey y hasta lanzar unos fuegos artificiales.
 
_ Eso va a costar mucho dinero Lea y va a llevar muchos meses. La idea me parece genial, pero….
_ No te preocupes, te dejo una chequera y una tarjeta de extracción de dinero en efectivo. Decile a Pame que te ayude con eso, ella sabe del tema. Te repito, no repares en gastos, vi como edificaste tu taller de mecánica y sé que tenes buen gusto, confió en vos… y… por el tiempo no te preocupes, también nos sobra, no voy a volver en noventa días ni en el doble de eso.
_ ¡Hecho! Confía, yo me voy a encargar de todo, de eso y de Pamela.
_ Gracias Fran…
_ Escuchame una cosita, escúchame bien, vos solo preocupate por hacer lo que tenes que hacer; viaja y… ejecuta tranquilo. Solo pone tu cerebro en eso, ¿ok? Vos solo preocupate desde ahora en volver, sano, salvo y pronto. ¿ok?
_........................................................................
 
 

Sobraban las palabras. Ambos se conocían demasiado; se conocían desde mucho tiempo atrás y en condiciones poco ordinarias. No se habían conocido en el parque de diversiones o jugando un partidito de futbol y esa era una diferencia que los marcaba. En otros tiempos antes de convertirse en verdaderos e íntimos amigos, eran socios en una banda de asaltantes que robaba a las grandes empresas y corporaciones y con mucho éxito. El tiempo los convirtió a ambos en furiosos asesinos a sangre fría y el destino, cruel y ocurrente, más tarde los acerco como parientes. 
avatar
Gonza
Miembro Honorable
Miembro Honorable

Masculino
Cantidad de envíos : 3225
Edad : 40
Localización : Campana
Moto/s - año : Twister 250 carajo! ! !
Fecha de inscripción : 04/04/2012

Ver perfil de usuario http://mixviajesenmoto.blogspot.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Re: Una historia real??? FINAL

Mensaje  Gonza el Lun 27 Abr 2015, 21:21

UUUUHHHH  ESTOY A FULL    Twisted Evil    bounce    study        

             
J JE JE EJ EJE EJ EJ EJE JE EJ EJ EJE JE EJ EJ E
J EJ EJE JE JE JE JE JEJ JE JE EJ JE EJ JE EJEJ

SE ME FUE A EUROPA EL VAGO......         
avatar
Gonza
Miembro Honorable
Miembro Honorable

Masculino
Cantidad de envíos : 3225
Edad : 40
Localización : Campana
Moto/s - año : Twister 250 carajo! ! !
Fecha de inscripción : 04/04/2012

Ver perfil de usuario http://mixviajesenmoto.blogspot.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Re: Una historia real??? FINAL

Mensaje  Gonza el Lun 27 Abr 2015, 21:26

El tiempo los convirtió a ambos en furiosos asesinos a sangre fría y el destino, cruel y ocurrente, más tarde los acerco como parientes.
Se despidieron con un fuerte abrazo pero con pocas palabras, sobraban las mismas. Cada uno tomo rumbo a su hogar.
En su casa Leandro, primero por la noche y luego al otro día por la mañana, continúo investigando y estudiando todo lo que pudo respecto de su nueva vida e identidad. El nombre asignado, que era el del verdadero mano derecha de Heinrich Manama, era Fernando Carlos Osvaldo Ortiz, esa era su nueva identidad y el nombre de la persona que debería personificar; el hotel donde escalaria en Madrid, España, era uno de tres estrellas denominado “Barubia Hotel” y en Holanda seria recibido por los hombres de Robledo Juárez y en tan solo doce horas luego de arribar volvería a salir ya con rumbo a América.
Busco y rebusco en  el garaje frente a su departamento donde guardaba sus tres motos y usaba también como depósito y tallercito una valija que utilizaba para este tipo de viajes, de esas que sirven para los aeropuertos. Si bien no conocía Europa, no era la primera vez que salía del país en vuelos aéreos; conocía La Habana en la República de Cuba, la Venezuela de Chávez y la ciudad  y las bellísimas playas de Belem al norte de Brasil. Siempre y todas en avión.
 Antes de apagar las luces en el mini taller ojeo cada una de sus máquinas, como a él le gustaba llamar a sus motocicletas y no pudo menos que añorar sus viajes, sabía no que iba a poder andar en moto por mucho tiempo. Tenía allí su moto más querida y con la que más kilómetros había recorrido, unos cincuenta mil kilómetros más precisamente, una Honda Transalp de mil novecientos noventa y nueve; una Guzzi Lodola de ciento setenta y cinco centímetros cúbicos de potencia  que él mismo había restaurado y una antigua Indian Scout de mil novecientos cuarenta y nueve que había adquirido pocos meses atrás y con la que todavía no había viajado mucho.
Armo prolijamente pero con pocas ganas, mucha bronca y gran resignación, la valija para estar listo y presto para viajar. Un poco de ropa, unas toallas y efectos de aseo personal. En un bolso más pequeño, el que llevaría consigo dentro del avión, coloco también algunos efectos personales, su pequeño reproductor de música que lo acompañara en sus viajes en moto con más de quinientos canciones de rock and roll, nacional e internacional y tres libros; uno que ya había leído y quería repasar porque le había fascinado de título “K – PAX”, de Gene Brewer; y dos nuevos que aún no había comenzado, “El libro de los abrazos” del escritor uruguayo Eduardo Galeano y una biografía del genial “Steve Jobs”, quien revolucionara el mundo de la informática y la computación desde finales de la década de los setentas. Eran dos vuelos en avión cruzando todo el Océano Atlántico de ida y vuelta, tiempo para leer le iba a sobrar, pensaba. No coloco ninguna foto de sus hijas, aunque lo pensó por varios segundos se dio cuenta que no podía arriesgarse a llevar nada que lo ligue directamente con su verdadera vida. Finalmente alisto todo y espero a que lo pasaran a buscar para volver a verse con Robledo Juárez.
Puntualmente se estaciono en la acera de su edificio la ya conocida van blanca con los trajeados hombres del jefe narco y subió en ella  cantando, en vos baja pero clara, su canción preferida; había descubierto que cantarla para sí, o en vos baja lo relajaba y dispersaba agradablemente.
 
 
 
There's a natural mystic blowing through the air
Hay una mística natural soplando en el viento,
if you listen carefully now you will hear 
si te detienes a escuchar cuidadosamente la oirás,
this could be the first trumpet 
esta podría ser la primer trompeta, como podría ser la última,
 
 
 
might as well be the last 
muchos más tendrán que sufrir, 

many more will have to die 
muchos más tendrán que morir,
 
 
 
don't ask me why 
no me preguntes porqué. 
things are not the way they used to be 
Las cosas no están como deberían ser,
i won't tell no lie 
no te voy a mentir,
one and all got to face reality now....
todos nosotros tendremos que enfrentar la realidad…
 
 
           Luego del, cada vez más agradable, rito del café con el dueño de casa ambos concluyeron en los detalles finos y la letra chica, como se dice en términos de contrato, respecto de su inminente embarque y posterior trabajo. Robledo Juárez le informo que sus hombres lo llevarían hasta el Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini en la ciudad de Ezeiza.  Que en Madrid se encontraría solo y estaría allí algo más de veinticuatro horas hasta que vuelva a tomar el vuelo hacia Los Países Bajos, donde allí si sería recibido por su gente y reembarcado, como ya habían hablado, hacia la ciudad de Medellín en plena Colombia.  
 
_ Ya en Colombia estará en manos de la gente de mi hijo señor Santi, a la buena de Dios y de sus habilidades… las suyas Leandro, sus propias virtudes y sentidos de supervivencia y pericia para llevar a cabo mi plan. A partir de allí perderá todo contacto conmigo y mis hombres hasta que termine el trabajo y usted mismo se comunique conmigo.
 
 
Y le aclaro tres asuntos más de importante y gran relevancia. Le dijo que por su trabajo terminado recibiría un sueldo, un pago único e irrechazable. Que en uno de los baños privados de la gran mansión donde iba a estar viviendo con su malvado hijo había un escondrijo secreto que ni su hijo conocía y que allí iba a encontrar armas de fuego, dinero y un teléfono que solo tenía que encender cuando ultimara el plan y para darle la gran buena nueva, personalmente.
Por último, pero no menos importante,  le dijo que si bien no le ponía una fecha de vencimiento a su trabajo en la querida Colombia estipulaba a grandes rasgos que tardaría entre seis y doce meses.
 
_ Leandro, déjeme que lo llame por su nombre, exactamente a los trescientos sesenta y seis días desde su embarque aquí en la Argentina daré por fracasada su misión si usted aún no se ha comunicado conmigo desde el teléfono al que hago referencia y pasare a ejecutar mi plan B, que por supuesto no es tan bueno como este del que estamos conversando, pero aunque lamentando mucho que usted no lo haya logrado me veré obligado a ejecutar mi otra opción.
 
 
Leandro escuchaba perfecta y atentamente cada palabra y esperaba además de su momento para contestar, esperaba y ansiaba no fracasar ni demorar tanto tiempo. Luego de la explicación dada por su interlocutor respecto del escondite de las armas de fuego y el susodicho teléfono y como hacerse de eso, tomo la palabra con decisión y respeto.
 
 
_ ¡Señor Robledo no voy a fallar!
 
Ambos se miraron fijamente y supieron al unísono que verdaderamente no iba a fallar. Robledo supo de su acierto en el plan y la elección de Leandro, y este supo que no tenía opción y que no podía fallar.
 
_ Le tomo la palabra que no cambiara las cosas hasta que se cumpla ese lapso de tiempo de un año. Aunque espero finalizar antes, no me puedo figurar aun con que me voy a encontrar allá de manera que me alivia saber que usted realmente va a esperar hasta el último de los días de esos trescientos sesenta y cinco.
 
 
_ ¡Tiene mi palabra!
_   En segundo lugar señor Robledo le expreso con todo clamor que no quiero ningún sueldo, no quiero que me pague ni nada por el estilo… me alcanza con que usted cumpla con su palabra dada en una de nuestras anteriores reuniones de que una vez terminado todo esto usted y yo no tendremos más nada que ver, que no haremos ningún tipo de negocio más ni voy a seguir trabajando para usted ni bajo amenaza, ni por favores, ni nada de nada. ¡Ni yo, ni los míos!
_ ¡Así será Leandro! Ya le di mi palabra y vera con el paso del tiempo que mi palabra es mi mayor respeto.
_ Gracias….
_ Respecto del pago, no tiene opción Leandro. Le voy a pagar de todas formas. Usted deja mucho en este periplo y lo menos que puedo hacer, ya que lo intimo a hacerlo, lo obligo… lo menos que puedo y debo hacer es pagarle y está en mi además ya que soy un hombre de negocios.
_ No lo recibiré señor Robledo, no lo quiero… es sucio, manchado con sangre y gracias a Dios no lo necesito.
_  Tendrá que tirarlo entonces, prenderlo fuego o, bien haría en repartirlo con los pobres… no me importa. Decidirá usted.
 
        No había mucho más para decir. Los puntos, casi todos,  estaban sobre la ies y el tiempo corría veloz y maligno. Leandro se puso de pie, era la última vez que estaría frente a Carlos Emilio Robledo Juárez hasta su regreso. Lo miro fijo a los ojos y le extendió la mano derecha. El susodicho también se puso de pie y estrecharon las manos. Solo uno se despidió – “Éxitos” – dijo. 
Leandro Santi realizo una amplia mirada escrutadora y panorámica de todo el lugar,  giro sobre sus talones y se marchó sin volverse hacia atrás. Tenía por costumbre darse vuelta y no mirar atrás, nunca lo hacía. Ni bien se alejó unos pasos, fiel a su costumbre de no voltear, alguien salió del interior de la casona y se sentó frente a Robledo Juárez en la misma silla que  había dejado y se sirvió una taza del exquisito café. Una persona que lo conocía muy bien, tanto, que aun cuando seguía a la vista de todos, no se preocupó por  ser visto porque sabía que Leandro no iba a volverse para mirar. Lo conocía desde mucho tiempo atrás.
 
_ ¿¡Le dije o no que ese era su hombre Carlos!? ¡Se lo dije!
_ Lo es. Es la persona indicada. No hay espacio a dudas.
_ ¡No va a fallar!
_ ¡Lo sé!
 
Román Zergio Iturbez había presenciado tras las sombras aquella reunión, y todas y cada una de las anteriores entre Carlos Robledo Juárez y Leandro Santi. Siempre escondido dentro de la casa había sido testigo de las conversaciones y planes de los mencionados.
 
_ Lo conozco mucho… lo conozco bien. Se dé su valía y también de su honradez. Es una buena persona, te dije que no era necesario secuestrar a sus hijas; sigo pensando que te excediste.
_ Lo se Zeta… ahora me doy cuenta. Es un hombre de honor.
_................................................................
_........................................................................
 
 
Las cartas, aunque no todas a la vista,  estaban echadas. El destino jugaba su propia partida y pronto decidiría quienes serían los vencedores y cuales los vencidos.
 
 
…no te voy a mentir, 
todos nosotros tendremos que enfrentar la realidad, 
aunque he tratado de encontrar las respuestas a todas las 
preguntas que hacen, 
aunque sé que es imposible continuar viviendo del pasado, 
no te voy a mentir. 

Hay una mística natural soplando en el viento, 
no puedes mantenerla en silencio, 
si te detienes a escuchar cuidadosamente la oirás…

 
 
 
 
             Leandro llego al Aeropuerto de Ezeiza  Faltaba menos de una hora para volar al viejo continente por primera vez. Ya no pensaba en nada que no fuera toda aquella locura de drogas, narcotraficantes, padres e hijos malvados y vengativos. Asesinatos y sangre. Aunque no sabía que era lo que iba a encontrar una vez que llegue a su destino final, no tenía miedo pero si gran curiosidad. 
Durante el vuelo de más de diez horas no logro conciliar el sueño de manera que leyó casi todo el viaje; a diferencia de la mayoría de los seres humanos no temía volar en avión, más bien lo disfrutaba y viajaba relajado. Por momentos leía, por momentos observaba a través  la ventanilla las nubes o los lejanos y monótonos paisajes marítimos y en ocasiones escuchaba música con sus auriculares. Un poco antes de llegar a destino pensó seriamente en utilizar el tiempo libre que tendría en Madrid para recorrer un poco y conocer algunos lugares. Tenía dinero y más de veinticuatro horas hasta volver a embarcar. Pensaba que no le haría ningún mal conocer la gran metrópolis española, Barcelona y quizás París. Decidió que haría eso, siempre había soñado con ver en persona la mundialmente famosa Torre Eiffel de Francia, ubicada en el extremo del Campo de Marte, a la orilla del legendario Rio Sena.
 
 
 
Ya en el Aeropuerto Adolfo Suarez Madrid – Barajas de la capital española se manejó con total normalidad y no encontró nada extraño. No se sintió vigilado, ni se preocupó mucho por ello tampoco. Una vez hospedado en el “Barubia Hotel” salió a recorrer la hermosa ciudad primer mundista y quedo realmente fascinado y extasiado. Un poco en los modernísimos trenes y  otro tanto en  los taxis de la ciudad conoció los tres patrimonios de la humanidad de esa gran ciudad. El Monasterio y Real Sitio de San Lorenzo de El Escorial”, el “Paisaje Cultural de Aranjuez” y la “Universidad y recinto histórico de Alcalá de Henares” y supo entre otras cosas que junto con Barcelona, Madrid es la provincia española que posee un mayor número de Patrimonios de la Humanidad, declarados por la UNESCO, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura. Por la noche tomo un velocísimo tren bala y se dirigió a la Ciudad de Luz, capital de Francia para conocer en vivo y en directo la estructura de hierro pudelado diseñada por  Maurice Koechlin y Émile Nouguier y construida por el ingeniero frances Gustave Eiffel.
Quedo realmente maravillado ante aquella belleza producto de la mano del hombre. De noche la mole de hierro resplandecía a toda luz rodeada por el bello Campo de Marte. Estaba conmovido de pies a cabeza.
Antes de regresar al hotel se permitió una licencia, parado a unos cincuenta metros del monumento no pudo menos que pensar en sus hijas y sus seres queridos, su madre y sus hermanos. Las personas que ya no estaban en este mundo cruel y llorar en silencio. Esa fue la última vez que se permitía un acto semejante.
Holanda es lo que seguía en su camino.


Última edición por Gonza el Miér 29 Abr 2015, 14:16, editado 1 vez
avatar
Gonza
Miembro Honorable
Miembro Honorable

Masculino
Cantidad de envíos : 3225
Edad : 40
Localización : Campana
Moto/s - año : Twister 250 carajo! ! !
Fecha de inscripción : 04/04/2012

Ver perfil de usuario http://mixviajesenmoto.blogspot.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Re: Una historia real??? FINAL

Mensaje  Gonza el Miér 29 Abr 2015, 14:12

en el capitulo anterior, el que esta justo aca arriba, hay una pequeña correcion respecto de la primer copia que hice desde mi Word.
esta con letras azules (suavemente azul) es de gran importancia releer ese capitulo con la fe de erratas. 
volver a leerlo completo. Gracias!!!
avatar
Gonza
Miembro Honorable
Miembro Honorable

Masculino
Cantidad de envíos : 3225
Edad : 40
Localización : Campana
Moto/s - año : Twister 250 carajo! ! !
Fecha de inscripción : 04/04/2012

Ver perfil de usuario http://mixviajesenmoto.blogspot.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Re: Una historia real??? FINAL

Mensaje  Gonza el Lun 04 Mayo 2015, 20:37

Holanda es lo que seguía en su camino.
 
El paso por Ámsterdam fue fugaz. Puntualmente los hombres de Robledo Juárez lo levantaron en el Aeropuerto Internacional Amsterdam – Schiphol   y lo trasladaron a un hotel. El trato con los desconocidos fue cortés y respetuoso, aunque poco conversado; nada le dijeron respecto de su jefe ni de ninguna persona o plan. En el hospedaje solo tuvo tiempo de bañarse y comer algo liviano. Nuevamente lo condujeron al aeropuerto y volvió a embarcarse, esta vez hacia américa central. Desde ese momento, supo que no volvería a tener ningún tipo de contacto con toda esa gente hasta una vez realizada su tarea y que él mismo realice el contacto. Si bien todo aquello que estaba viviendo era nuevo para él, recién en américa estaría completamente solo y en manos de su propia pericia.  
 
               En el inmenso Aeropuerto Internacional de Medellín, José María Córdova fue recibido por  cuatro hombres perfectamente vestidos de traje, camisa y corbata enviados por Emilio Robledo Díaz y conducido a la gran mansión del joven jefe narco. Ese fue su primer contacto personal con la troupe de el “Señor Díaz”, como nombraban a su jefe los susodichos. Una vez instalado en la residencia le dieron la orden de descansar y le informaron que el señor Díaz no se encontraba en las instalaciones debido a un urgente e imprevisto viaje de negocios pero que tenía la libertad de solicitar cualquier cosa que necesitara y que podía recorrer con un hombre de la casa o solo toda la estancia sin restricciones. Le indicaron donde estaba la cocina, el comedor, la sala de juegos y la zona de recreación donde podía disponer a gusto y placer de la inmensa piscina, el bar y los vehículos del dueño de casa, entre los que pudo vislumbrar un jeep, un pequeño auto eléctrico de los que se usan en los campos de golf y varias motocicletas. Lo trataban con sumo respeto y condescendencia, aunque con un poco de frialdad o distancia. No hizo uso de ninguno de los vehículos aunque si recorrió bastante las instalaciones mencionadas, siempre a pie. Pudo notar mucha presencia de hombres armados tipo guardaespaldas o patovicas, sobre todo cuando se acercaba caminando a los límites de la gran estancia y un gran número de cámaras de seguridad; también se dio cuenta que dicho lugar comprendía varias decenas de hectáreas. En cada uno de sus paseos también pudo reconocer uno a uno a algunos de los hombres que había estudiado de las fichas que Robledo Juárez le entregara.
Pasaron varios días hasta que se anoticio de la presencia del señor Díaz nuevamente en la casa y algunos días más hasta que recibió un recado donde le informaban que el señor Robledo Díaz lo esperaba en el tee de salida del campo privado de golf de la mansión para conocerlo y conversar.
 
Algunos instantes después de presentarse en el punto asignado vio a Emilio Robledo Díaz con un Driver, palo de golf que se utiliza para iniciar el juego, en una mano y un teléfono celular en la otra, un poco retirado, entablando una exaltada conversación telefónica. Este le hizo señas, sin despegar el teléfono de su oreja, para que se colocase el calzado para realizar una partida juntos y que seleccionase sus propios palos. Leandro hizo caso omiso y pensó en ese par de veces que había sido invitado a practicar este deporte en las Lomas de San Isidro y aunque no lo practicaba ni muy bien ni muy seguido le resulto agradable entablar ese primer contacto jugando un deporte tan relajante y placentero.
A poco Robledo Díaz dejo el teléfono y se acercó con los brazos en alto en claro gesto de darle un abrazo.
 
 
_ ¡Por fin tengo el gusto de conocerlo y de ser su divertido anfitrión señor Ortiz! ¿¡Cómo se encuentra usted y como lo han tratado aquí en mi casa!?
 
 
A Leandro lo tomo por sorpresa aquella muestra de cariño y tan cálido recibimiento, principalmente porque hacía ya varios días que se encontraban los dos en la casa y nada sabía de él, cosa que lo tenía algo preocupado. Rápidamente pensó que como muestra de respeto, pero también artimaña para ganar confianza, debía tratarse de vos en lugar del clásico usted y devolviéndole el abrazo  le contesto.
 
_ ¡Señor Díaz tráteme de vos! Dígame simplemente Fernando por favor. Hace mucho tiempo que estoy lejos de mi país natal y hace varios días que me encuentro aquí en su país que es más parecido a mi Argentina que cualquier país de Europa. ¡Por favor tratémonos más familiarmente! Con todo respeto se lo pido.
_ ¡Claro Fernando! Me voy a tomar ese atrevimiento porque vos  me lo pedís y por el respeto que me merece tu jefe y mi guía, que es el señor Manama, al que le debo muchas cosas, sino todo lo que tengo. Solo por eso. Vos llamame simplemente Emilio. ¿Cómo se encuentra él? Decime.
_ Gracias Emilio. Heinrich esta algo desmejorado de salud pero está muy bien cuidado y sus negocios, ósea los nuestros, están de mil maravillas; casi diría que no dejan de mejorar ostensiblemente. ¡Por suerte para todos!
_ Bien, algo sabia del estado de salud de Manama, es un hombre grande y ha pasado momentos difíciles. Confío en su buena estrella y en que mejorara. Lo necesitamos mucho en este negocio; hombres como él, como  yo y como vos hacemos de este negocio la gran empresa del mundo.
_ Bien dicho Emilio. Finalmente si hay personas indispensables… Heirich y vos son de esa clase.
_ ¿¡Cómo te trata este bellísimo deporte Fernando!? Tu país ha dado grandes jugadores,  sino muchos de los mejores de la historia.
_ Debo reconocer que aunque es un juego maravilloso y apasionante yo particularmente soy extremadamente mediocre practicándolo. No podre darte pelea pero si tratare de ser buena compañía.
_ ¡Arranquemos entonces y conozcámonos Fernando! Me figure que esta es una muy linda manera de hacerse amigo de un completo desconocido. Jugando, caminando, esforzándose uno por ser mejor y disfrutando de la naturaleza. ¿¡Qué más podemos pedir!? Tenes el placer de dar el primer golpe de lo que me figuro, será a partir de hoy, una sana competencia entre nosotros que nos tiene que llevar entre otras grandes cosas a seguir compitiendo juntos… quizás algún día en Europa y porque no en tu Argentina querida.
 
 
               Leandro Tomo su Drive y  luego de  hacer algunos ejercicios de calentamiento tales como estiramiento lateral y de costillas, de hombros y biceps, de muñecas y antebrazos, de tendones de la corva, etc. Arremetió con su swing casi brutalmente. Para asombro de sí mismo y de su contrincante el golpe salió bastante bueno.
Dieciocho hoyos después Leandro Santi Y Emilio Robledo Díaz bebían un tequila en un bar lindero a la piscina y conversaban más seriamente respecto de los negocios que unían en los dos continentes.
_ Le debo mucho a Manama y no albergue ninguna duda en aceptar su pedido para que vos estes aquí ahora y aprendas todo el negocio. Es un gran tipo, inteligente, emprendedor, honesto, entre muchas otras calificaciones.
_ ¡Si lo es Emilio! Inteligente y emprendedor… tanto que esta cerrando el proyecto de comercializar tu mercancía para toda el Asia. Con el mercado europeo en su poder desde más de tres décadas prácticamente allano los caminos para comercializar en todo el oriente.
_ ¡Si lo se Fernando! Por eso estas vos acá y por eso voy a dejar la vida para  devolverle a quien te envio todo lo que se merece y todo lo que realmente le pertenece. 
Leandro pensó para sí que el tal Manama no era tan inteligente ya que había caído fácilmente en las manos de Carlos Emilio Robledo Juárez el enemigo póstumo de Emilio Robledo Díaz, y  pensó también en lo apocalíptico de aquella expresión. Realmente este Robledo iba a dejar la vida para devolver a quien lo enviara  lo que no era suyo, y la iba a dejar en sus propias manos. 
avatar
Gonza
Miembro Honorable
Miembro Honorable

Masculino
Cantidad de envíos : 3225
Edad : 40
Localización : Campana
Moto/s - año : Twister 250 carajo! ! !
Fecha de inscripción : 04/04/2012

Ver perfil de usuario http://mixviajesenmoto.blogspot.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Re: Una historia real??? FINAL

Mensaje  Ale_Matias el Sáb 09 Mayo 2015, 17:09

BUENO GONZA...   study    study  COSTO PERO LLEGUE...   JE EJ J JEJEJEEJ
SE PUSO BUENA, ESTOY CADA VEZ MAS PERDIDO E INTRIGADO.... PREOCUPADO! 
Me queres decir que carajo hacia ZETA No   Suspect    con el Robledo ese!?!?!?!?!? siempre me parecio fulero el tipo ese, al final es un traidor hijo de mil p.....   bueno no me quiero adelantar, no se....  j eje jejeej e eje

dale q te seguimos   
avatar
Ale_Matias
Miembro Gold
Miembro Gold

Masculino
Cantidad de envíos : 454
Edad : 27
Localización : Lujan
Moto/s - año : Nada
Fecha de inscripción : 29/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una historia real??? FINAL

Mensaje  Gonza el Sáb 09 Mayo 2015, 20:18

Realmente este Robledo iba a dejar la vida para devolver a quien lo enviara  lo que no era suyo, y la iba a dejar en sus propias manos.
En esa charla post partido de golf se anoticio también respecto de un inminente viaje de su anfitrión que duraría unas tres semanas para solucionar unos inconvenientes  de tráfico y comercialización que estaba teniendo en el vecino país de México. Con las debidas disculpas por la ausencia inesperada pero obligatoria le informo que si bien tenia total libertad de movimiento dentro de la gran hacienda no podría salir de los límites de la misma; le dijo que debían estar completamente seguros de que su arribo y estadía en el país no estaba siendo investigado y/o vigilado por los servicios de inteligencia contra el narco tráfico;  finalmente le comento que a su regreso visitarían juntos por vez primera uno de sus más grandes laboratorios de tratamiento y conversión de Coca.
Por la noche no hubo ningún tipo de novedades ni invitación de ninguna clase, ni para cenar, ni para reunirse, de tal manera que Leandro supuso con muy buen tino que el dueño de la gran casa y el negocio estaría ocupado con su inminente viaje. También llego a la más que preocupante conclusión de que si estos viajes de negocios relámpagos e inesperados por parte de su anfitrión y tutor se iban a dar muy seguido, su plan de aprender el negocio y asesinarlo se iba a ver seriamente complicado en el plazo que le habían encomendado. Analizo que con los días que ya habían pasado desde su arribo al lugar más los nuevos veinte días de ausencia estaría llegando al mes de estadía y que ni siquiera había visto nada aun, ni cocaína, ni coca, ni laboratorios, ni nada de toda aquella mugre. Pensaba consternado que a ese paso el plazo de un año iba a terminar siendo poco. Se acostó seriamente preocupado t demoro muchos minutos en conciliar el sueño. Finalmente una vez dormido pasaron muy pocos minutos hasta que empezó a soñar que empuñaba una ametralladora, que explotaban granadas a su alrededor, que caminaba en medio de la selva o sumergido en medio de un pantano con los brazos en alto para no mojar su metralleta. Se despertó varias veces exaltado, transpirado, antes de compensar el sueño y dormir por fin plácidamente y sin sobresaltos. No era la primera vez en su vida que soñaba algo así. Era un molesto sueño recurrente que tenía desde mucho tiempo atrás. 
 
Los veinte días de ausencia del dueño de casa pasaron para Leandro velozmente; primeramente los utilizo para memorizar cada rincón de la casa, de la mansión y sus alrededores; también continúo reconociendo a los hombres de su nuevo jefe y estudio los movimientos de las personas que allí residían, tanto de los hombres armados como de la servidumbre que curiosamente era mucha. Nunca se sintió vigilado ni perseguido, mejor que eso, por momentos se sentía en total soledad y libertad.
 En segundo lugar pero no menos importante utilizo dicha soledad y tiempo libre para reconocer el lugar donde encontraría el escondite secreto que le dijera su verdadero jefe en Argentina, con las armas de fuego, el dinero y el importantísimo teléfono celular. Con sigiloso cuidado se introdujo en uno de los siete baños de la mansión, el mismo que le habían mencionado y dio, como le dijeron, con un falso piso detrás de un mueble esquinero. Allí estaba ese valioso tesoro que estaba seguro lo sacaría de allí y allí lo dejo deseando que prontamente pudiera disponer de ello.
 
 
               Al regreso puntual de Emilio Robledo Díaz tras los veinte días avisados fue invitado a una reunión donde se interiorizo un poco más respecto de los negocios de tráfico con México; y comenzó su verdadera  instrucción.
 
 
_ Fernando,  México es nuestro punto de comercialización más fuerte. Allí se maneja casi todo el tráfico de nuestro producto. Nuestra materia prima procede de los países  de Bolivia y Perú principalmente, aunque también manejamos otros países de menor relevancia.
_ ¡Grandioso! Emilio.
_ Fernando… lo verdaderamente importante esta acá en Colombia; los laboratorios de conversión y adecuación para poder traficarlo. Lo que llamamos la parte “camaleónica” del trabajo y el proceso,  donde tenemos que ocultarlo de los sabuesos, esconderlo de los controles.
_ ¡Estupendo!
_ ¡El más grande laboratorio de los muchos que tenemos esta acá en mi hacienda, perfectamente camuflado y oculto bajo tierra varios metros bajo el nivel del mar.
_ ¡Sorprendente! Me dejas anonadado Emilio.
_ Es… Fernando… como un gran bunker de esos que veíamos en las fastuosas películas de los gringos, de esas de la guerra y la era nuclear. En fin… los satélites y los vuelos de reconocimiento de las fuerzas armadas contra el narcotráfico juegan un papel muy relevante y yo con los míos debemos estar a la altura de esta situación. Acompañáme para ver y creer. Vamos.
_ ¡Soy todo ojos y oídos Emilio!
 
 
Ambos subieron a un Jeep  y recorrieron unos cuantos kilómetros rodeados de una más que tupida arboleda, siempre dentro de los límites de la hacienda. Cuando el camino de tierra pareció llegar al final sin poder vislumbrarse nada más por delante que varios árboles de falsos bananeros se introdujeron en un camino descendiente y dieron con un gran portalón de madera importantemente custodiado. Desde allí el recorrido seria a pie, siempre descendiendo bajo tierra.
Grande fue el asombro de Leandro Santi al ver con sus propios ojos tamaña obra de arquitectura e ingeniería. No había manera de dar crédito de cuanto veía y así lo reflejaba su rostro completo. Su acompañante, guía y dueño de todo aquello disfrutaba de la gestualidad de su invitado, y veía claramente que lo había sorprendido a sobremanera.
Una centena de personas con guardapolvo blanco se movían para todos lados, iban y venían, mujeres y hombres, muchos de ellos con barbijos y guantes de látex. Bien parecía un gran laboratorio pero más le pareció a Leandro una fábrica de lácteos muy famosa de Argentina que había visitado cuando cursaba el colegio secundario, por la limpieza, pulcritud y maquinas sofisticadas que allí veía. Toda la instalación estaba perfectamente iluminada y ventilada; azulejada. Pudo vislumbrar un gran laboratorio con sus especialísimos microscopios, probetas, soluciones, pizarras con ecuaciones.
Leandro nunca había consumido cocaína, ni marihuana, ni ninguna otra droga. No era de esa clase de personas, no lo necesitaba, ni pensaba hacerlo. Pero conocía el producto porque un muy amigo suyo estaba perdidamente intoxicado con esta adicción.  No tardo en observar a lo lejos el famoso polvo blanco y su olor, aunque suave, característico.
 
_ ¿¡Que te parece Fer!?
_ ¿Qué queres que te diga Emilio? Esto es el futuro de este negocio sin lugar a dudas. Estoy extasiado.
_ ¡Y aun no has visto lo mejor!
_ Veo que estos varios pasos adelante y veo la perfección en tu visión del negocio. Esto es la profesionalidad en estado puro. Todo… desde las instalaciones perfectamente camufladas y escondidas, como el prolijo y pulcro trabajo que realiza aquí tu gente. Se nota la eficiencia y la distinción en cada metro cuadrado.
_ Como sabrás Fernando mucho de lo que tengo y has visto es herencia de mi padre… sé que estas al tanto de todo. Digamos que él se retiró del negocio dejando a una generación más joven e inteligente, con aires nuevos de revolución, de cambios, de nuevas metodologías, en fin. Haceme recordar más tarde cuando estemos más relajados que tenemos que hablar respecto de mi  jubilado padre, temo que está tramando algo y sé que puedo confiar en vos y contar con vos para que nos encarguemos de él.
_..............................................................
_ Pero bueno después lo charlamos, no es para preocuparse. No nos vallamos de tema. Yo tome la posta que él dejo y trabaje mucho para mejorar el trabajo, el producto, la comercialización, los clientes y contactos. Para que la ganancia sea multi multiplicada y el negocio multi expandido. Me hice cargo del negocio y lo perfeccione hasta el hartazgo  y lo reconvertí en lo que yo llamo “el futuro del tráfico de drogas, el futuro del narcotráfico”
_ ¡Como el alumno que supera a su mentor!
_ ¡Exactamente! Coloquémonos estos guardapolvos y recorramos juntos las instalaciones… como prometí alguna vez te voy a enseñar de que se trata esto y quizás, solo quizás… llevemos algo de esto que es lo más puro y lo más bueno de todo el mundo y del universo también. Tengo preparada para hoy a la noche una sencilla fiesta en alusión a tu residencia en mi país y mi hogar y en disculpas de mis dos ausencias.
_ Te acompaño con gusto Emilio, seré una esponja, un buen pupilo. Respecto de la sencilla fiesta realmente creo que no es necesario. Permitime insistir… no será necesario llevar nada de aquí ni festejar mi arribo. ¡Por Favor!
_ Vamos por aquí. Algo vamos a hacer y te digo que esto que producimos acá merece ser probado. Nunca has visto ni tomado nada como esto recién salido del horno, como decimos acá. Cuando ustedes la reciben allá en la vieja Europa este producto ya paso por varios procesos y reprocesos y tiene muchos, muchos días de elaboración. Esto que vemos acá y que probaremos en la noche es… ya verás lo que es Fer. Vamos.
Leandro lo siguió de cerca ya con el delantal blanco colocado y los guantes de látex también blancos en una mano. Maldijo por lo bajo varias veces y varias veces más interiormente.
El recorrido comenzó destacando el producto en su estado vegetal de origen, proveniente de los países sudamericanos mencionados. Continuaron a paso lento por el laboratorio de tratado y conversión, y por ultimo observaron juntos como unos verdaderos científicos mutaban dicho producto para convertirlo en irrasteable o fuera del alcance de los servicios de seguridad de los distintos países del mundo por donde se traficaba.
Leandro, aunque odiaba el producto y todo lo relacionado con él, no podía menos que admirarse y reconocer la perfección y esfuerzo por conseguir la máxima distinción y jerarquía en aquel trabajo. Estaba en su ser y en su esencia la perfección, la voluntad y el esfuerzo; lo veía allí a cada paso que daba.
El paseo dura varias horas y finalizo cuando dieron con una montaña de clorhidrato de cocaína en estado ya tratado.
 
 

Por la noche, puntualmente a las veintiuna horas se reunieron en el parque Emilio, Leandro, algunos amigos de la familia, algunas amigas del mismo Emilio y otros tantos guardaespaldas. Un bar de cada lado de la piscina con bármanes dispuestos para preparar todo tipo de tragos, una gran mesa con una finísima champaña  y un especialísimo lunch. También había en los extremos de la pileta unas mesas completamente de vidrio con unas bandejas de fina plata llenas del caro, fino, y tratado producto reconocido en el laboratorio por la tarde.   
avatar
Gonza
Miembro Honorable
Miembro Honorable

Masculino
Cantidad de envíos : 3225
Edad : 40
Localización : Campana
Moto/s - año : Twister 250 carajo! ! !
Fecha de inscripción : 04/04/2012

Ver perfil de usuario http://mixviajesenmoto.blogspot.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Re: Una historia real??? FINAL

Mensaje  Gonza el Mar 12 Mayo 2015, 12:05

En dicho convite había unas cincuenta personas; una bellísima pasarela/puente unía los dos bares atravesando la piscina justo por el medio y algunas hermosas mujeres se bañaban desinhibidamente.
Emilio Robledo Díaz tomo a Leandro por los hombros y lo presento a cada uno de los invitados con muchas palabras de cariño y elogios, entre los que se encontraban un jefe de las fuerzas policiales locales y alguno de sus subordinados, todos corruptos; algún empresario amigo y especialmente su mano derecha a quien el mismo Leandro no conocía y veía por vez primera. La calidez del anfitrión del banquete contrastaba completamente con la frialdad y seriedad de Darío German Nogueira, tal el nombre completo del hombre de mayor confianza del jefe narco. Leandro no pudo menos que turbarse un poco y desconfiar de dicha persona, y no tardo mucho tiempo en darse cuenta que Nogueira seria su primer y más grande obstáculo en la tarea que debía realizar y por lo que estaba allí.
Luego de varias conversaciones referidas al negocio que les concernía a todos y de varias copas de la carísima y fina champaña todos los invitados se acercaban de uno en uno a las mesas de vidrio con las delicadas bandejas de plata para servirse una porción pequeña del blanco producto, más que servirse, la inhalaban; solo Leandro y Nogueira no copiaban a los demás y por momentos se observaban fijamente por largos minutos como estudiándose, desconfiándose y/o midiéndose. Fue el propio Nogueira quien rompió el hielo acercándose a Leandro con la peor de las invitaciones que este podía recibir. Le dijo muy amable y sutilmente que lo acompañara a tomar un poco de cocaína.
 
_ Señor Ortiz he visto que no ha probado aun nuestro preciado producto como el resto de los invitados. Esta fiesta es en su honor y usted la está despreciando.
_ Señor Nogueira usted vera que…
_ Acompáñeme y lo haremos juntos, no sea tímido por favor. Ni siquiera bebió champaña. Siéntase y sírvase como en su casa, que de hecho lo es y lo están atendiendo como si lo fuera. Vamos.
_ Realmente estoy algo indispuesto. No me he adaptado todavía a su hermoso país… ni siquiera he podido acostumbrarme a sus comidas, ni su clima. Podrá dispensarme usted.
 
Leandro trato de rehusar dicha invitación excusándose por cualquier medio de tener que realizar aquella consumición pero se dio cuenta en segundos que no iba a poder evitarlo, y mucho menos frente a la insistencia de esa persona que ya le causaba tanta consternación. No volvió a excusarse y acompaño al tal Nogueira hacia una de las mesas que se encontraba libre en ese momento.
Por suerte Leandro sabía perfectamente cómo se debía consumir dicho producto, de qué manera, principalmente porque había investigado mucho al respecto en su casa de San Fernando y además porque había estado observando con gran detenimiento como lo hacían los demás invitados, tanto los hombres como las mujeres.
Tomo un billete de cincuenta mil pesos, moneda colombiana que se había guardado en el aeropuerto y lo enrollo cual un cilindro pequeño; ante la más que atenta mirada de su partener se dispuso a aspirar por primerísima vez en su vida aquel producto. Sabía que no debía compartir el objeto para aspirar con nadie ya que podía guardar imperceptibles restos de sangre nasal lo que a su vez podía causar serios contagios de enfermedades graves.
Un instante antes de inhalar el blanco polvo pensó en sus amigos que tanto mal habían pasado por su causa, pensó en algunas personas famosas que admiraba desde chico como las estrellas de rock que seguía o en los deportistas de primer nivel que eran esclavos también de esta droga, como los mejores futbolistas o basquetbolistas.
Cerró los ojos y lo hizo de una vez, vacío una línea en su nariz y con gran templanza y falsa naturalidad le dio lugar a su compañero que hizo lo propio y en la misma cantidad. Al par de minutos Nogueira repitió la acción y Leandro se vio obligado a reincidir. Juntos se apartaron de allí y se separaron, aunque se siguieron observando. Leandro se acercó a la barra de uno de los  bares y pidió una coca cola fría pero sin hielo y la bebió de un solo trago. Prontamente comenzó a sentir en carne propia los efectos del consumo de aquel ilegal producto.
Prontamente comenzó a sentir gran energía y un poco de euforia debiendo realizar  un gran esfuerzo por mantenerse como si nada hubiera pasado; no sentía temor alguno sino más bien curiosidad. Se sentía completamente alerta, atento a todo y le pareció que algunos de sus sentidos tomaban un cariz muy delicado, como si se afinaran o sofisticaran, tal como la vista, el oído y también el tacto. Se sintió completamente despabilado y sin un atisbo de cansancio o sueño;  comenzó a sentir algo de calor y noto como su frecuencia cardiaca se aceleraba. Pidió y bebió otro vaso de la bebida cola y comenzó a cotejar a los invitados de uno a uno mientras se sabía observado por el señor Nogueira todo el tiempo. Vio unos metros más allá a Emilio Robledo Díaz muy bien acompañado por dos exuberantes señoritas en traje de baño y dentro de la piscina a otras jóvenes jugando con una pelota de playa.
De pronto sintió una mano en uno de sus brazos y al girar vio a una joven de unos veinte años también en traje de baño que le hablaba. Fuera de todo plan comenzó a dialogar compulsivamente con la joven y juntos bebieron un poco de champaña. Con gran lucidez comprendió Leandro que la hermosa joven podía ser  su boleto de salida de aquella fiesta y de aquel lugar evitando así  volver a verse comprometido a consumir más dosis de cocaína.
Conversaron por largos minutos de cosas banales hasta que el la asió por la cintura y comenzó a susurrarle al oído; la joven seguía el juego y él la invito a un lugar más íntimo. Juntos se fueron de la mano a su habitación e hicieron el amor repetidas veces.
Por la mañana despertó completamente solo y totalmente en sus cabales. Ya sentado en la cama maldijo una decena de veces y rogo a todos los santos y al cielo que ese tipo de fiestas no se dieran asiduamente; pensó que de ser una costumbre de narcos colombianos se encontraría en grandes problemas. Mientras se bañaba pensaba en el bello cuerpo de esa hermosa colombiana que lo había acompañado durante la noche, aunque no recordaba su nombre ni ningún otro detalle que no sean los meramente físicos.
A media mañana fue conducido por un mayordomo a una sala de estar para desayunar con su jefe. Allí ambos conversaron respecto de la sencilla fiesta de la noche anterior, de la cocaína y de las bellas mujeres que allí había. Cuando el mozo les sirvió el café Emilio Robledo Díaz le dio una exhaustiva clase respecto de los honores y beneficios de un buen café, así como de su historia, su cosecha y su comercio.
 
_ ¡Conmigo no  solo vas a aprender cosas malas Fernando, también vas a aprender a disfrutar de los grandes placeres… como el de la niña que te acompaño anoche a tu habitación o este esplendido café!
_ Gracias Emilio… sos un gran libro abierto.
_ ¿¡Que te parece este café!?
_ Me parece realmente fabuloso y exquisito.
_ ¡Y vaya que lo es Fernando! Mira… 
 
                  Robledo Díaz hizo una reseña describiendo por menores y por mayores de aquella bebida. Era un gran consumidor de la misma y un fanático con todas las letras. Le dijo que según su conocimiento  eran pocas las bebidas en la historia de la humanidad que llegaron a ser tan populares y deseadas como una buena taza de café de alta calidad bien preparada. “Un buen café ofrece –le dijo- un sabor y una experiencia compleja que va más allá de un simple bebida estimulante” – y agrego – “Su exquisito aroma y sabor ofrecen una variada gama de sensaciones que reconfortan el estado físico y espiritual de quienes lo consumen.”
Mientras continuaba explayándose respecto del árbol cafetero, la semilla, la cosecha y los cosechadores, Leandro no podía creer que estuviera escuchando todo eso por segunda vez en menos de cincuenta días y pensaba que estos colombianos eran unos verdaderos fanáticos mal paridos, locos y desquiciados. Sentía que vivía un maldito “Deja vu”.
 
 
_ Eso es todo lo que tengo que decir de esta maravillosa bebida Fernando, nosotros somos verdaderos expertos.
_ Te juro que no tenía ni idea Emilio de lo que me contas de la forma de cosecharlo, la semilla y todo eso; es realmente maravilloso, gracias por instruirme. Uno bebe el café y no se figura todos esos detalles, en verdad son ustedes unos maestros en esta materia.
_ Si, lo somos, somos los mejores. Mi padre era un gran catador y entendido en el tema… lo es.
_ No se mucho de tu papa Emilio pero entiendo que estuvo en el negocio del narcotráfico por muchos, muchos años.
_ Si… fue un gran comerciante, un gran empresario en su época… un innovador y emprendedor único. Nació pobre en una villa, padres pobres, muchos hermanos, hambre, desamor…  y llego a lo más alto, se codeo con el poder, con deportistas, estrellas de cine, famosos de varios países… pero como todo… como la vida misma, una planta vieja debe dejar lugar a una semilla nueva, a un tallo nuevo.
_ ………………………………………………
_ El no quiso ver la realidad, no quería soltar la rama, como decimos acá…Justamente de eso te quería hablar Fer.
_ Sí, claro, decime.
 
Emilio le dijo a Leandro que al finalizar su instrucción y aprendizaje iba a tener que someterse a un pedido personal que sería muy valorado. Le conto con lujos de detalles como el Robledo mayor había sido sustituido por el mismo, en qué condiciones y bajo que estamentos.
 
_ Mi padre ni se jubiló ni se retiró Fernando… yo lo saque del negocio… tengo mis razones muy bien fundadas de porque lo hice y te las contare si es necesario, confió plenamente en vos y en Manama que fue quien me ayudo a asestar el golpe. Mi padre estaba cometiendo errores imperdonables respecto de nuestro negocio y no se resignaba a innovar, modernizar o pagar más tanto a los sicarios como a los contactos importantes y lo que es peor… no quería dejar el negocio en manos más preparadas, mas listas. Lo tuve que sacar por la fuerza pero sabía que lo tenía que matar. Dejarlo vivo fue uno de mis mayores errores desde que estoy al mando; nunca pensé en perdonarle la vida, en este mundo perdonar una vida es entregar la tuya. Pero se me escapo en el último segundo. Se me escurrió de entre las manos y sé que me va a costar caro si no me muevo con altura y rapidez. Y vos me vas a ayudar.
 
Emilio Robledo Díaz le conto a Leandro respecto de sus planes para con su padre y todo lo que sabía de él en la actualidad, que aunque no era mucho si era  información valiosa. Le dijo que tenía gente especializada rastreándolo y que ya sabían que estaba en uno de los países sudamericanos muy bien escondido. –“Aun no lo sabemos con precisión pero si no está en Chile, está en Argentina o el Uruguay”-  estamos tras él y estamos cerca.
Fue allí cuando Leandro escucho el pedido explícito de su interlocutor, el “carísimo favor personal” y tuvo un repentino acceso de tos que trato de disimular lo mejor que pudo. El estupor y asombro lo embargaron por completo seguido de una alta dosis de incredulidad.
 
_ Fernando sé que puedo confiar en vos y también sé que sos lo que acá llamamos un perfecto asesino, de sangre fría; de los mejores y el mejor entrenado. Manama me dijo que mucho de lo que consiguió te lo debe a vos, por tu profesionalidad pero por sobre todo tu gran fidelidad y respeto. Cuando yo finalice con tu perfecta instrucción vos serás otra persona y serás inmensamente millonario tanto en saber cómo en cuestiones económicas y yo… yo lo único que te voy a pedir a cambio es que  elimines a mi maldito padre.
 
Leandro no pudo menos que cerrar los ojos unos segundos, ver en su mente al Robledo de Argentina y sonreír, asentir y maldecir. -“Esto no me puede estar pasando” - pensó para sí. Otra especie de Deja vu lo volvía a sacudir y la situación completa era ciento por ciento inverosímil. Pensó nuevamente en su maldita puta suerte.
_.............................................
_ Yo te voy a dar los medios, todos, vos sos de nacionalidad argentina, podes recorrer aquellos países sin ningún tipo de problemas. Mi pedido casi ruego Fernando…. Porque de eso depende mi futuro es que vos te encargues de Carlos Emilio Robledo Juárez.  
avatar
Gonza
Miembro Honorable
Miembro Honorable

Masculino
Cantidad de envíos : 3225
Edad : 40
Localización : Campana
Moto/s - año : Twister 250 carajo! ! !
Fecha de inscripción : 04/04/2012

Ver perfil de usuario http://mixviajesenmoto.blogspot.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Re: Una historia real??? FINAL

Mensaje  Gonza el Miér 13 Mayo 2015, 12:32

Leandro no dijo absolutamente nada y quedaron en volver a tocar el tema cuando sea el momento y cuando tenga toda la información necesaria relacionada a la posición geográfica y estado actual del susodicho. El desayuno había terminado y cada uno tomo rumbo a sus habitaciones para prepararse  para un recorrido por la ciudad y conocer a otras personas relacionadas con la casa y el negocio.
Leandro no pudo menos que caer rendido en su ajena cama totalmente consternado, abatido y desganado. Pensaba en lo expuesto en la sala donde había desayunado unos momentos antes y no podía creer en su mala fortuna y donde estaba metido. El padre narcotraficante quería matar a su hijo y el hijo narcotraficante quería matar al padre, y los dos querían que el haga el trabajo; claro que el Robledo de Argentina quería que él, Leandro Santi  lo hiciera pero este Robledo llamaba “perfecto asesino” en realidad a Fernando Carlos Osvaldo Ortiz el enviado de Manama. El orden de los factores daba con el mismo producto, él mismo. Pensaba que algo así no pasaba ni en las mejores películas, ni en los mejores libros de policiales negros que había leído o de espionaje. Toda aquella locura era real, cruel y palpable.
Se levantó, se cambió de ropa y se encamino hacia su destino que, pensaba, ya era desdeñoso y maligno.
 
Pasaron varios días recorriendo la ciudad, conociendo amigos, socios y contactos importantes. También recorrieron otros laboratorios potestad del cártel de Emilo Robledo Díaz como así algunos negocios legales que se utilizaban para lavar el dinero, es decir para blanquearlo y largarlo a la calle como moneda corriente.
 
               En el transcurso de los dos meses siguientes, el tercero desde su llegada a Colombia,  la instrucción fue aumentando en cantidad y calidad y se convirtió en algo intensivo entre alumno y tutor. Además de visitar asiduamente los  distintos laboratorios pudieron recorrer juntos varias pistas clandestinas  para avionetas que utilizaban para cargar y descargar mercadería, bajo la distraída mirada de las policías locales.
Juntos compartían, además de los gajes del oficio, algunos juegos de golf, fiestas privadas y extenuantes y competitivas partidas de póker.
 
 
 
*   *    *   *    *
 
 
 
            Mientras tanto en el mismo lapso de tiempo en Argentina se cumplía el primer aniversario de noviazgo entre Pamela Paola Ferrer y el mismo Leandro. Ella paso esos días muy malhumorada, retraída y dispersa. Aunque sabía que era muy difícil recibir alguna noticia de su amado novio la esperaba, esperaba cualquier notificación o indicio de existencia del hombre de su vida. Lloro muchos de esos días sola y en privado.
Nada sucedió y nadie tuvo novedades. Tal y como Leandro había expresado en su momento nadie tuvo noticias de su vida en aquellos noventa días en la lejana Centroamérica; nada sabía Francisco Ferrer, nada sabía Mariana su ex esposa y ni ningún familiar cercano.
Francisco mientras tanto estaba cumpliendo con su encomienda y su palabra de trabajar en el viejo establo para remodelarlo y dejarlo habitable para futuras fiestas o reuniones tal y como su yerno/amigo se lo había pedido. Ya había limpiado el terreno, y estaba haciendo los primeros movimientos de suelo para comenzar a edificar el gran salón y la parrilla con quincho. Había contratado a un arquitecto para el trabajo y juntos realizaron los planos; algunos obreros maestros mayor de obras y albañiles especializados ya estaban en plena faena y Francisco calculaba que en menos de siete meses aquello estaría terminado y listo para inaugurar. Aunque no tenía ni idea de cuando volvería su amigo quería terminarlo lo antes posible para darle una gran sorpresa.
En uno de esos días su hija le pidió, casi imploro que se comunicara con la madre de las pequeñas Santi para preguntar si sabía algo de Leandro, y aunque reticentemente, lo hizo. Nada sabían absolutamente y no esperaban tener tampoco prontas noticias. La ex esposa repitió casi las mismas palabras que dijera Leandro a los Ferrer; desconocimiento y mutismo completo fue lo único que consiguieron, aunque también recibieron de parte de la madre de las niñas tranquilidad y mesura y un buen consejo de que esperasen tranquilos ya que, según ella que conocía muy bien a Leandro, sabía que se encontraba bien y que pronto los agradaría a todos con una repentina llegada para que todo continuara con su cauce normal.  
 
 
 
*   *    *   *    *
 
 
 
                    Al sexto mes de residencia en la gran hacienda Leandro se anoticio, en un ya acostumbrado desayuno con Emilio Robledo Díaz respecto del descubrimiento de residencia de su padre.
 
 
_ Tenemos nuevas y buenas noticias Fernando respecto del paradero de mi escurridizo padre.
_ ¿En serio Emilio? Contame lo que averiguaron.
_ Esto acelera los tiempos Fer y aunque estamos precisando el lugar exacto sabemos que se encuentra en tu hermoso país… el maldito esta en Argentina.
_ ¡Vaya paradoja Emilio! Qué curioso me resulta todo esto. ¿¡Argentina!?
_ Sí, es realmente curioso y sorprendente. Creemos que se encuentra en una de las provincias del interior y no en la capital porteña como sospechábamos… corregime si equivoco el nombre… Catamarca ¿Esta bien pronunciado? ¿Es una de las tantas provincias de tu país?
 
Leandro, que desconocía por completo los pasos seguidos por Robledo Juárez luego de su partida, supuso que podía ser verdadera aquella información y se vio un poco preocupado, aunque no lo exteriorizo para nada.  Hilvano la casa quinta de Exaltación de la Cruz que tanto conocía con el lugar de recuperación de la mercancía que alguna vez escondió con sus propias manos y dio por sentado que podía ser real aquella aseveración.
 
 
_ Sí, es correcto. Catamarca es una provincia del interior, situada más bien al noroeste del país, contra la cordillera. Es una bellísima provincia, con hermosos paisajes,  tranquila, con gente tranquila para vivir y me resulta un buen lugar para pasar lo más desapercibido posible.
_ Bien, bien. Le estamos pisando los talones. Tu aprendizaje está también en su momento de finalización, no hay mucho más de lo que vimos y conocimos en este negocio. Con Heinrich Manama en su momento calculamos que un año más o menos te llevaría aprender todo el negocio y relacionarte con mis amigos de acá. Toda esta experiencia vivida te permitirá desenvolverte con prestancia, precisión y soltura en la vieja Europa, además contas allá con la sapiencia, experiencia y perfección de nuestro más grande maestro.
_ Es verdad Emilio. He aprendido mucho y los días que queden aprenderé más aun, hasta el último día a tu lado. Sos un gran maestro también, un buen tutor y una gran persona. Estoy completamente a tus órdenes, a tu sincero servicio y eternamente agradecido por tu tiempo y tus consejos y enseñanza; estoy seguro que todo esto solo nos llevara en un futuro muy cercano a ser los reyes del narcotráfico en el mundo entero.
_ ¡Así será Fernando! Así será… si me permitís yo quisiera agregar una cosa más que no es de menor importancia y es que… realmente me caíste muy bien desde el primer momento y aunque, confieso, para mi hermano de la vida y de los negocios,  el señor Nogueira nunca fuiste de su confianza… yo te aseguro que siento que gane otro hermano más contigo aquí. Sos también una gran persona, un hombre leal y de perfecta visión de negocios como se debe ser en este mundo.
_ Me parece mucho Emilio. Solo hice lo que debía hacer, te agradezco. Los negocios son solo eso… negocios. Pero es verdad que compartimos también lindos momentos de recreación y conversaciones íntimas y a mi parecer esas cosas son las que forman en las personas… los lazos de amistad. ¡Es verdad Emilio coincido con vos!
_ Nuestra amistad, nuestro negocio y nuestro pacto se verá completamente realizado cuando juntos acabemos con ese maldito cabo suelto que nos tiene preocupados. Cuando te hagas con la vida de mi padre, todo se encarrilara póstumamente hacia el éxito y yo te voy a ayudar a realizar esa tarea. Cuando estemos listos, viajaras a Argentina a finalizar esa tarea y luego te embarcaras hacia tu hogar en Holanda junto al Señor Manama que entiendo está disponiendo todo para que vos en persona manejes el negocio en su ya inminente retiro.
_ No estoy al tanto de esa medida de parte de mi querido patrón pero me lo figuraba y te agradezco tanta confianza.
_ Así es, lo sé. No tenía que decirte nada aun… pero en vistas de la confianza que tenemos y lo bien que nos hemos relacionado en este tiempo era mi responsabilidad informártelo.
_ Gracias Emilio. Seguiremos vos y yo entonces los caminos de este perfecto negocio.
_ Debemos terminar con tu educación primero y con ese hijo de mil putas despues… Yo me voy a encargar de los pasajes, el hospedaje y tu movilización en cada lugar. Todo será perfectamente planeado y ejecutado.
_ No dudo de ello Emilio. Conta conmigo, ya te lo dije.
 
 
Leandro se retiró a su habitación para analizar las nuevas directivas y llego a la preocupante conclusión de que no sabía qué carajo hacer en adelante, por dónde empezar o que rumbo tomar. No salió de allí en todo el resto de aquel día principalmente porque tenía que llegar a un determinación. Sabía  que Heinrich Manama ya no estaba a cargo de nada y que todo lo que le había expresado en todo ese tiempo allí al jefe narco era mentira. Ni era su amigo, ni quería serlo, ni le agradecía nada de nada y lo peor de todo era que aún no sabía cómo, ni cuando iba a terminar con ninguno de los dos robledos y peor aún, estaba la sombra de German Nogueira en medio de todo aquello.
Le costó conciliar el sueño…..
avatar
Gonza
Miembro Honorable
Miembro Honorable

Masculino
Cantidad de envíos : 3225
Edad : 40
Localización : Campana
Moto/s - año : Twister 250 carajo! ! !
Fecha de inscripción : 04/04/2012

Ver perfil de usuario http://mixviajesenmoto.blogspot.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Re: Una historia real??? FINAL

Mensaje  Gonza el Vie 15 Mayo 2015, 12:28

Le costó conciliar el sueño, pronto fue presa de esa pesadilla que lo perseguía desde mucho tiempo atrás; se despertó exaltado y transpirado en varias ocasiones. Finalmente soñó que jugaba con sus hijas en un gran parque arbolado y que German Darío Nogueira los ametrallaba a sangre fría matándolos a todos.
Por la mañana despertó con una gran determinación y decisión, acabaría con todo aquello de una buena vez, sin importar a quien o a cuantos se tendría que cargar en su haber.
Le tomo un par de días urgir un plan perfecto que además de arriesgado fuera certero y sorpresivo. Aunque no sabía aun en que momento lo haría su plan consistía en asesinar a todos los que sean necesarios  de una sola vez comenzando por el desconfiado Nogueira. Esto suponía la tarea más difícil porque Nogueira no dormía allí todas las noches, como si tuviera un segundo hogar en algún otro punto de la ciudad, y últimamente no visitaba la mansión muy asiduamente. Otro punto en contra era que nunca lo había visto con la guardia baja o distraído; nunca se dispersaba, ni en las fiestas privadas, ni en los paseos vigilando los negocios, ni en las reuniones personales en la oficina del dueño da casa. Sabía que siempre estaba armado, y lo peor, que desconfiaba de todos; Nogueira no se fiaba de absolutamente nadie y mucho menos de él. Una vez eliminado éste mataría sin que le temblara el pulso al dueño de la casa y el negocio, después de todo esa era su misión allí. Por último se encargaría de los guardaespaldas personales y quizás a algunas personas más pero no muchas. La servidumbre y algunos hombres de la seguridad, sabia, trabajaban allí desde los tiempos del viejo Robledo y pensaba acertadamente que no se entrometerían una vez sean informados del verdadero regreso de este. Con todo supuso que tendría que matar a una docena de personas en un solo movimiento totalmente articulado; solo debía esperar el momento justo.
Se acercaba el  noveno mes de estadía en la casa y la tarea que se había ideado se veía francamente complicada; Emilio Robledo Díaz se ausentaba cada vez más seguido y por lapsos de tiempo más largos. Sabía que tendría pocas oportunidades y tomo la decisión de acabar con todos en la primer reunión privada que celebren o en alguna fiesta de relaciones públicas como esas de las tantas a las que había concurrido. Estaría preparado todo el tiempo para ejecutar su plan aunque surja alguna de estas posibilidades de improviso. Se sabía un perfecto tirador, lo hacia ágil y perfectamente; disparaba con las dos manos y con gran puntería. Interiormente creía que su plan era una locura digna de un desquiciado y pensaba –“Estoy harto y completamente desquiciado”-
 
                     Una mañana, muy temprano, fue despertado por uno de los guardaespaldas personales del “señor Díaz”  y conducido a una reunión urgente a una de las oficinas de la mansión. Allí estaban Robledo Díaz, German Nogueira, los tres guardaespaldas que no se despegaban ni a sol ni a sombra de su jefe y dos personas más, una de comunicación y sistemas y uno de los tantos abogados que trabajan para la casa. Excepto el señor Nogueira todos discutían o conversaban en un más que elevado tono de vos. Se notaba gran exaltación e incertidumbre.
 
 
_ Pasa Fernando, veni. Tenemos un gran problema. Esto te incumbe a vos tanto como a nosotros.
_ Conta conmigo Emilio, decime que sucede….
_ Desde hace aproximadamente unos cuarenta y cinco días que no nos podemos comunicar con tu jefe el señor Manama, ósea con él en persona… siempre nos pasan con el segundo a cargo que es….
_ Dominick. Te dan con Ergor Dominick pero no con Manama.
_ ¡Exactamente! Vos lo conoces, sabemos que es de confianza pero no logramos dar con Manama en persona y eso me está preocupando mucho. Por supuesto que vos que estas día y noche conmigo tampoco te has comunicado, ni falta hacia que lo hagas pero… estoy temiendo lo peor… no sé por qué.
_ Dame el teléfono que llamo Emilio, yo voy a llamar ahora. Permitime. Déjame a mi hablar con…
_ No Fer, las comunicaciones están cortadas por completo y… perdóname pero en una medida de fuerza y sin consultarte hemos llamado aduciendo grandes problemas con tu persona y salud y tampoco pudimos conversar con él. No ha resultado.
_ Es curioso… ¿entonces?
 
La reunión era la pura ebullición. Todos mostraban gran consternación y algunos temores excepto German Nogueira que se mantenía un poco separado del resto con un aire solemne y frio. Leandro por su parte puso todos sus sentidos alertas. Una repentina y fría transpiración le hizo notar que aquella podía ser su gran oportunidad y quizás la única para llevar adelante su fulminante plan ya que todos los implicados estaban allí reunidos.
Desde que había decidido acabar con todos llevaba dos pistolas nueve milímetros en su cintura a la altura de la espalda, y aunque todos en esa casa portaban armas él había comenzado a usar ropas un poco más holgadas para que no se notase que las llevaba.  Recorrió toda la habitación y a cada uno de los allí presente con la mirada lo más disimuladamente que pudo y decidió que aquel era el momento.
Fingió un repentino acceso de tos y retrocedió unos pasos hacia la pared más cercana. Con el rabillo del ojo vio como German Darío Nogueira realizaba lentamente la misma acción acercándose a otra pared; ambos se detuvieron unos segundos. Los dos parecían uno solo, ya se miraban directamente a los ojos; perfecta y sincronizadamente cada uno llevaba sus manos derecho a las armas. El desconocimiento de estos movimientos por parte del resto de los convidados a esa reunión no les importaba en lo más mínimo a ninguno de los dos; la cosa era entre ellos.  Era un duelo personal y nadie lo notaba más que ellos dos. Leandro debía cruzar los brazos por la espalda para tomar correctamente las pistolas ya que las tenía acomodadas de forma inversa, es decir, la que tomaría con la mano izquierda estaba a la derecha de su espalda y la otra exactamente al contrario. Nogueira solo debía meter la mano entre el saco y  el chaleco, desabrochar la cartuchera y tomar su treinta y ocho larga. Todo sucedió en milésimas de segundos, quizás menos que eso. El tiempo se detuvo por un momento. Solo se escucharon los estampidos de las detonaciones y los silbidos de los proyectiles buscando su blanco.
Un solo disparo de nueve milímetros dio en la frente de Emilio Robledo Díaz y lo mato en el mismo instante, otro en el mismo segundo dio en el pecho de Nogueira y lo derribo dejando una gran mancha de sangre en la pared. A Leandro solo le quedaba una pistola en su mano izquierda ya que el único disparo del revolver treinta y ocho le dio en el hombro derecho. Con esa sola arma y chorreando sangre disparo uno a   uno a los guardaespaldas, una sola bala a cada uno que no entendían que diablos estaba sucediendo. Sabía cómo y dónde disparar. El abogado tardo un eternidad en sacar su arma del maletín y vio la muerte con los ojos bien abiertos. Solo el joven de sistema no perdió la vida, y no perdió la vida porque no llevaba armas de lo contrario hubiese sido víctima de la frialdad de ejecución de Leandro Santi.
Cuando comenzaron a llegar los hombres de seguridad a la escena de los crímenes Leandro ya tenía a Robledo Juárez en la pantalla del ordenador y con el alta vos dando órdenes, gracias a la buena pericia del joven encargado de sistemas y comunicación que estuvo todo el tiempo allí presente.
Leandro tomo el teléfono y converso privadamente con el verdadero dueño de todo aquello.
 
_ He terminado aquí señor Robledo. En cuarenta y ocho horas estaré en su finca entregándole los por menores de este maldito negocio en detalle y despidiéndome de usted para siempre, para el resto de mi vida.
_ Buen trabajo señor Santi… curiosa y casualmente en cuarenta y ocho horas harán exactamente nueve meses desde su partida de aquí. Lo felicito.
_ Guárdese las malditas felicitaciones y los putos elogios señor Robledo, no los necesito y no me siento bien por haber hecho lo que hice. No soy como usted y como era su estúpido hijo. Yo si tengo conciencia, pero también tengo palabra y una familia… usted carece de la primera y la ultima y espero por su bien Robledo que conserve aun la segunda. Adiós.
 
Ambos cortaron la comunicación. Leandro dejo las armas en esa ensangrentada oficina y se dirigió a curarse el brazo a la enfermería de la casa.
Al otro día se encamino al aeropuerto para dejar de una vez y para siempre aquel maldito país.
 
 
Ya en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza fue recibido por la gente de Robledo Juárez y conducido a la casa quinta de Exaltación de la Cruz. Paso allí largas seis horas resumiendo parte de lo que había aprendido, renombrando a los nuevos contactos del fallecido Emilio, y sus nuevas técnicas de cosecha, transporte, elaboración y tráfico. Finalizando la tarea Leandro con el brazo entablillado y colgado de su cuello se puso de pie y miro a los ojos a Carlos Emilio Robledo Juárez.
 
 
_ Señor Robledo no hay nada ya que nos una. Nunca más. Sé que es lo bastante grandecito como para encargarse de sus cosas personalmente. Por mi parte si me obliga a verlo alguna otra vez sabrá, porque se lo estoy diciendo ahora, que solo lo veré a través de mi preferida mira telescópica y esa será la última vez que usted vera algo en su vida, se lo juro.
_ Así será señor Santi, así será. Siempre me ha gustado su actitud, es admirable. Tiene usted huevos y es una persona de palabra y de honor. Lástima que no quiera trabajar para mí o conmigo, hacen falta allá en mi Colombia natal hombres como usted y bien podría usted hacerse cargo del negocio de Emilio… piénselo señor Santi.
_ Adiós Señor Robledo. No ha sido un gusto.
 
Leandro estrecho la mano de Robledo Juárez, hizo un paneo general de todo el lugar y giro sobre sus talones. Se retiró fiel a su costumbre sin mirar atrás.
A los pocos pasos escucho a su interlocutor que le decía:
 
_ Para mi si ha sido un gusto Leandro, va a ser una pena no volver a hacer negocios con usted… muchas gracias y por cierto… es muy bella… la Lodola.
 
 
Leandro no presto más importancia a lo que decía el maldito, ni se detuvo, ni se volvió. Se subió a la van blanca y comenzó a tararear su canción preferida. Hacía mucho tiempo que no la cantaba.
 
 
There's a natural mystic blowing through the air 
if you listen carefully now you will hear 
this could be the first trumpet 
might as well be the last 
many more will have to suffer 
many more will have to die 
don't ask me why 
things are not the way they used to be 
i won't tell no lie 
one and all got to face reality now....
 
 

Hay una mística natural soplando en el viento, 
si te detienes a escuchar cuidadosamente la oirás, 
esta podría ser la primer trompeta, como podría ser la última, 
muchos más tendrán que sufrir, 
muchos más tendrán que morir, 
no me preguntes porqué. 

Las cosas no están como deberían ser, 
no te voy a mentir, 
todos nosotros tendremos que enfrentar la realidad, 
aunque he tratado de encontrar las respuestas a todas las 
preguntas que hacen, 
aunque sé que es imposible continuar viviendo del pasado, 
no te voy a mentir. 

Hay una mística natural soplando en el viento, 
no puedes mantenerla en silencio, 
si te detienes a escuchar cuidadosamente la oirás…
avatar
Gonza
Miembro Honorable
Miembro Honorable

Masculino
Cantidad de envíos : 3225
Edad : 40
Localización : Campana
Moto/s - año : Twister 250 carajo! ! !
Fecha de inscripción : 04/04/2012

Ver perfil de usuario http://mixviajesenmoto.blogspot.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Re: Una historia real??? FINAL

Mensaje  Gonza el Mar 19 Mayo 2015, 21:02

Hay una mística natural soplando en el viento, 
no puedes mantenerla en silencio, 
si te detienes a escuchar cuidadosamente la oirás…
 
 
 
 
             Ya en su departamento tomo el teléfono de línea y llamo a su ex esposa para contarle de su regreso y tranquilizarla; converso con sus hijas un rato largo y con un gran nudo en la garganta, realmente las había extrañado mucho y lo mortificaba a sobremanera en lo que se estaba convirtiendo. Derramo unas lágrimas y les prometió que las pasaría a buscar para llevarlas al parque de diversiones al día siguiente. Después de colgar el teléfono se desvistió, se quitó las vendas y se dejó abrazar por un reconfortante y relajador baño de inmersión, por último se acostó y se durmió profundamente. No tuvo un buen descanso, se despertó en reiteradas ocasiones sobre exaltado y presa de su repetida pesadilla; en la última despertada se sentó en la cama, miro el reloj que marcaba a las cuatro de la madrugada y tuvo un mal presentimiento. Parecía que aun cansado y durmiendo su cerebro seguía elucubrando todo lo vivido en los últimos meses, los últimos días y las ultimas horas.
Se puso de pie repentinamente y tomo de su mesa de luz una pistola SIG Sauer P doscientos veintiséis de nueve milímetros y con el brazo herido colgando se dirigió al garaje donde guardaba sus motos; había recordado la frase esgrimida por el viejo Robledo Juárez la tarde anterior respecto de la belleza de la Lodola   y no le encontraba ningún sentido. Abrió la puerta con mucho sigilo, penetro en el interior a oscuras y completamente agachado tratando de escuchar todo; encendió la luz en la misma posición casi recostado contra el piso y con su arma a la altura de su rodilla.
No había nadie allí y nada parecía estar fuera de lugar excepto cinco bolsos negros muy similares a los que alguna vez encontró dentro del contenedor con drogas en la lejana Catamarca. Estaban junto a la Guzzi Lodola del setenta y cinco que el mismo restauro. Ya de pie y con el arma en su cintura abrió el primero de los bolsos y encontró mucho dinero adentro, dólares estadounidenses cortantes y sonantes, lo mismo había en el segundo y el tercero; en el cuatro bolso y el quinto había muchos paquetes con café, kilos y kilos del mejor café colombiano.
 
 
_ ¡Maldito! Finalmente me pago por mi trabajo…
 
Tomo un paquete de café lo acerco a su nariz y se retiró del lugar.
 
 
 
        Exactamente a las nueve de la mañana se apeó de un auto remis en el taller de su querido amigo Francisco Ferrer ante el asombro y la sorpresa de este. Se abrazaron fuertemente, aunque con cuidado del hombro herido y se dirigieron a hurtadillas a una de las oficinas, allí estaba cabizbaja su novia Pamela  trabajando en la contabilidad del negocio.  Francisco los dejo solos.
 
 
_  Disculpe señorita… ¿Usted recibe a los proveedores?
_................................................................
_.....................................................................
_ ¡Maldito hijo de putas! ¡Te odio maldito…! ¿Sabes?
 
La escena pasó en segundos nada más. Leandro hablo en vos baja y en segundos ella salto a sus brazos llorando, besándolo y pegándole suaves cachetadas por todos lados. Él también la besaba y abrazaba cuidando su brazo lastimado. Ella no dejo de llorar y de agredirlo verbalmente y el no dejo de besarla y  acariciarle el pelo. Ella comenzó un largo interrogatorio con preguntas como ¿Cuándo llegaste?,  ¿Que tenía en el brazo?, ¿Si había estado con alguna mujer?,  al tiempo que la mano salvadora de su padre con unas cervezas sacaba  a Leandro del compromiso de responder.
 
 
 
_ Vamos a sentarnos al fondo dale. Tenemos mucho de qué hablar los tres, todos, vamos.
_... si dale… ¡Que rico unas cervezas!
_ Vallan que ya los alcanzo, voy al baño a arreglarme un poco… Te odio sabes Leandro…
_  …………………………………..
 
 
Ya en el patio trasero del taller donde alguna vez comieron un costillar a la catamarqueña asado por el querido, entrañable y extrañado Juan José Jagüel la conversación fue más distendida y amena.
 
 
_ ¿Qué te paso en el brazo? ¿Es grave?
_ No es nada… me caí haciendo off road con unas motos enduro allá en México. No es grave, y estoy bien.
_ Asique mientras nosotros acá estábamos re preocupados con mi papa… el señorito hacia off… off no sé qué en moto con sus amigotes en México… ¿Qué tal? ¿Qué te parece?  De agarrar un teléfono en vez de una moto nada ¿¡No!? El teléfono no te hubiese lastimado.
_ Pam… estoy acá, ya no tiene sentido hablar de lo que no hice allá, por favor. No me voy más, ya está, cerré el negocio completamente para no tener que volver nunca más.
_ Yo si quiero hablar, quiero saber. Te fuiste nueve meses Leandro, no diste señales de vida y te apareces así de repente como si nada hubiera pasado, fingiendo que el tiempo no es importante para las personas que te quieren…
_ Pamela déjalo, no insistas. Son negocios, él es un empresario y vos lo conociste así. Leandro desaparece enfrascado en sus negocios desde que lo conozco y yo lo conozco más que vos, y mal no le ha ido. Por favor.
_ Papa…
_ Dejame Fran… lo único que te puedo decir y no voy a volver a hablar del tema es que un día te voy a contar punto por punto y detalle por detalle respecto de este viaje que me vi obligado a hacer. Pamela escúchame y mírame a los ojos, pronto cuando yo considere que estas lista para conocer los detalles de mi prolongada y, asumo, misteriosa ausencia vas a saberlo todo; lamentablemente por ahora considero que no es el momento pero te prometo… te prometo que un día, que no está muy lejano, no va a haber entre vos y yo ningún tipo de secreto. Esto es lo último que voy a decir al respecto.
_......................................................
_ ¡Leandro tengo muy buenas noticias referidas al viejo establo! Esta terminado desde hace  un mes y quedo de lujo… no vas a reconocer el lugar…
 
 
                      Francisco desvió el tema de conversación muy ágilmente llevando la conversación a la restauración de la que se había hecho cargo varios meses atrás contándole a Leandro respecto de los trabajos edilicios en la propiedad adquirida en las inmediaciones del rio Lujan en el partido de Belén de Escobar. Le narro cada uno de los trabajos realizados y que finalmente estaba todo terminado y listo para estrenar cuando él quisiera. Todo se había edificado tal y como el mismo Leandro había pedido con grandes ventanales que dieran una gran vista al rio, azulejos, agua caliente, calefacción, aire acondicionado, grandes baños y un quincho con todos los lujos. –“Te vas a sorprender” – le dijo y agrego – “Me tome el atrevimiento de hacer colocar juegos de plaza para tus hijas Leandro”- le conto como había parquizado una parte del terreno con unos toboganes, unas hamacas y calesitas y de cómo había hecho construir una casita en uno de los árboles con puentes colgantes y escaleras para que las pequeñas Santi se divirtieran y la pasaran de lujo.
La tertulia duro varias horas y quedaron en ir a ver el lugar con las dos familias al siguiente día. Al finalizar Leandro invito a su novia a vivir unos meses con él ya que la curación de su brazo, le dijo y guiño el ojo a su amigo, le llevaría bastante tiempo y necesitaría ayuda diaria para desenvolverse con normalidad. Ella llorando acepto la propuesta y luego de armar rápidamente un bolso con sus efectos personales se retiraron juntos.
 
 
                  El nuevo día los encontró a todos en la tranquera de madera del viejo establo. Allí estaban los Santi todos y los Ferrer completos. Leandro estaba con sus dos hijas, su novia Pamela y su ex esposa Mariana, el marido de esta y el hijo  varón de la pareja; por el lado de los Ferrer estaban además de Francisco, su esposa y su otro hijo. Todos entraron por el camino de tierra y se encontraron primero con un ruinoso boíl de madera y chapas oxidadas de más o menos cien años de antigüedad; ni corral, ni galpón sino una edificación desvencijada, lúgubre y polvorienta con más telarañas que luz natural. Para los viejos amigos ese lugar era mucho más que lo que allí se veía exteriormente y no pudieron menos que mirarse a los ojos y luego levantar la vista al cielo; para los invitados era solo un pedazo de ruina  que había subsistido un poco en pie luego de un gran terremoto. La sorpresa llego para todos una treintena de metros después cuando se abrió ante los ojos de todos una gran casona con enormes ventanales, una gran piscina con mesas, reposeras y sombrillas en rededor junto a unas palmeras y para delicia de los niños un pequeño parque de diversiones con una casa de madera en las altas ramas de un árbol, entre otros detalles también bellos y delicados como el gran quincho para asar y cocinar.
Todos rebozaban de algarabía y recorrían el lugar. Las mujeres adultas fueron directo a mirar la rivera del rio, los pequeños se pasaban de un juego al otro con gran energía y los hombres se apostaron junto a la parrilla y el horno de barro y destaparon unas cervezas que tenía ya preparadas para la ocasión. Tardaron tan solo unos minutos en definir el próximo fin de semana como día de la inauguración oficial de aquel lugar con asado costillar a la cruz, música y fuegos artificiales. Celebrarían lo bello de aquel lugar terminado para pasar los fines de semanas y las fiestas navideñas y cumpleaños, y el feliz regreso su dueño actual.
 

           La noche de la ceremonia inaugural en el viejo establo era muy clara y agradablemente cálida, el cielo estaba completamente despejado y una infinidad de estrellas inundaban el firmamento. 
avatar
Gonza
Miembro Honorable
Miembro Honorable

Masculino
Cantidad de envíos : 3225
Edad : 40
Localización : Campana
Moto/s - año : Twister 250 carajo! ! !
Fecha de inscripción : 04/04/2012

Ver perfil de usuario http://mixviajesenmoto.blogspot.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Re: Una historia real??? FINAL

Mensaje  Gonza el Miér 20 Mayo 2015, 04:36

   La noche de la ceremonia inaugural en el viejo establo era muy clara y agradablemente cálida, el cielo estaba completamente despejado y una infinidad de estrellas inundaban el firmamento. Todos los que habían acudido unos días antes a conocer el lugar estaban allí esa noche disfrutando de la fiesta. La armonía y felicidad era general y el lugar era francamente un paraíso. Había de parte de algunos invitados varias sorpresas. Las mujeres se confabularon en secreto y contrataron un show de karaoke para divertirse y divertir a todos y para los más chiquitos habían pagado un grupo de actores circenses que además de magia realizaban un acto de marionetas. La noche era amena y distendida. Un disc jockey pasaba música y realizaba un prolijo y sorprendente acting de luces.  Por su parte Francisco tenía secretamente preparada una sorpresa para el artífice y dueño de todo aquello.  Obsequió personalmente y en mano a Leandro un esculpido cartel en madera con lo que creía podía ser el nombre nuevo de aquel lugar. Dicho cartel artesanal hecho a mano por un artista callejero rezaba en letras grandes “ESTANCIA  EME - JUAN JOSE”. Leandro no pudo menos que ponerse en pie y abrazar a su amigo ante el total desconocimiento de las razones de aquel nombre para el resto de los convidados, aunque nadie dijo nada y todos aplaudieron. 


Última edición por Gonza el Miér 20 Mayo 2015, 18:51, editado 1 vez
avatar
Gonza
Miembro Honorable
Miembro Honorable

Masculino
Cantidad de envíos : 3225
Edad : 40
Localización : Campana
Moto/s - año : Twister 250 carajo! ! !
Fecha de inscripción : 04/04/2012

Ver perfil de usuario http://mixviajesenmoto.blogspot.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Re: Una historia real??? FINAL

Mensaje  Ale_Matias el Miér 20 Mayo 2015, 13:33

tremendo Gonza! me pense cualquier cosa menos esto  Shocked

me pa que se acerca el final... y nose con q caraj,......   Rolling Eyes vas a salir.... affraid     affraid

espero lo que sigue aunque me cuesta seguirte el paso!!! 

mandale 
avatar
Ale_Matias
Miembro Gold
Miembro Gold

Masculino
Cantidad de envíos : 454
Edad : 27
Localización : Lujan
Moto/s - año : Nada
Fecha de inscripción : 29/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una historia real??? FINAL

Mensaje  Gonza el Miér 20 Mayo 2015, 21:43

“ESTANCIA  EME - JUAN JOSE”. Leandro no pudo menos que ponerse en pie y abrazar a su amigo ante el total desconocimiento de las razones de aquel nombre para el resto de los convidados, aunque nadie dijo nada y todos aplaudieron. No faltaron tampoco los videos de rock de las bandas preferidas de Leandro en una gran panatalla; por allí fueron pasando sus artistas preferidos tales como Bob Marley, Sting, Rod Stewart, Tina Turner y bandas locales como Soda Stereo, Sumo, Los abuelos de la nada, Virus entre otras más modernas como el grupo Callejeros que había empezado a escuchar por recomendación de su novia.
La ceremonia fue un éxito y sirvió además para que las dos familias se conocieran por completo y se hicieran amigos.
Muy entrada la madrugada se fueron retirando a sus respectivos hogares; y muy temprano por la mañana Leandro volvió al lugar completamente solo. Regreso a la nueva estancia con la excusa de ordenar un poco y perfilar unas ideas para realizar algunas mejoras reformarias aunque la verdadera razón era que estaba viviendo una desagradable procesión de sentimientos encontrados y que por ello necesitaba estar un poco solo.
Estaba sentado en el ruinoso establo sobre un roto tablón de madera recordando algunos sucesos vividos allí en los últimos quince años cuando escucho el sonido claro de un vehiculo acercándose ya muy encima de su posición; se puso en pie para asomarse pensando que su querido amigo Francisco había sido presa de la misma idea de estar allí pero vio un automóvil que no reconoció con un conductor que si era un viejo conocido.
El automóvil se detuvo a unos cuantos metros y el conductor se bajó parsimoniosamente encendiendo un cigarrillo junto al capot. Se detuvo allí apoyado y no se movió. Leandro que desde unos meses atrás andaba siempre con un arma encima tomo rápidamente de su tobillo una Glock 33 y le hablo al visitante manteniendo la distancia, con vos fuerte y clara.
 
 
_ Valla sorpresa. Nunca dejas de amilanarme un poco, debo reconocer eso muy en detrimento mío…  desde el principio de los tiempos.
_ Hola Pe. Podría decir que vi luz y entre pero la verdad es que vi la tranquera abierta y pase.
_ Estaba cerrada con cadena y candado…
_ No para mi Pe, no para mí. Te imaginaras que si puedo abrir fácilmente una caja fuerte… un candado no es obstáculo.
_ Ya no sos bien recibido en este lugar Zeta.
_ Ya veo que no… ese juguetito en tu mano me lo demuestra… ¿Glock 33 semiautomática, subcompacta… nueve proyectiles?
_ Podes girar sobre tus talones en este momento, desandar lo andado y desaparecer de mi vista y de nuestras vidas para siempre. Toma mi consejo como un favor personal de mi parte Zeta. No juegues mas… ya no soy un niño. ¡No soy un pendejo!
_ No me asustas Pe. Te respeto… pero no te tengo miedo sabes.
_ No me interesa tu respeto podes guardártelo.
_ ¿¡Que pasa Pe!? Alguna vez hicimos negocios juntos, yo solo quería aclarar algunas cosas con vos, dialogar.
_ No dialogo con traidores Zeta, ni con cobardes… y no hago más negocios sucios, ni manchados con sangre…..
_....................................................
_…te vi todas las veces en la quinta de ese hijo de putas de Robledo Juárez, si hubiese querido dialogar o aclarar algo con vos te hubiese invitado a compartir cafés con nosotros… te hubiese invitado a salir de tu escondite rastrero pero no mereces mi preocupación a pesar de que sabía que ese colombiano sádico no hubiese podido secuestrar a mis hijas solo por muy bueno que fuera. Te hacia todavía en la cárcel y me pregunto ahora que papel jugaste en todo esto y en la trágica muerte de mi querido amigo y hermano Jota… recuerdo como si fuera hoy que acá mismo un día le dijiste que no le tenías miedo y que lo podías matar fácilmente.
_...................................................
_ Mientras te escondías tras el ventanal de vidrio en casa de Robledo también supe que tendría que hacer aquel trabajo, sabia que no se trataba de simples aficionados, muy a pesar mío.
_ Sos muy listo Pe… siempre lo fuiste. Supuse que...
_ ¡Supusiste mal Zeta! Te dije que no quería dialogar. Los dos sabemos que si presiono este gatillo en este preciso momento y acabo con tu maldita vida y te tiro al rio nadie va a penar por vos, los dos sabemos que nadie absolutamente nadie te va a echar de menos. Segui mi buen consejo Zeta… no hay nada mas que hablar.
_..........................................
_...............................................................
_ Lamento lo de Jota… nada tuve que ver con aquello…
_.........................................................
_… chau pendejo.
 
 
                 Zeta arrojo el segundo cigarrillo a medio fumar y se subió al auto para retirarse. Leandro por su parte guardo su pistola glock en el tobillo y le dio la espalda sin mirar atrás. Mientras se encaminaba a la rivera del rio Lujan que daba al fondo de su propiedad comenzó a tararear su canción predilecta.
 
 
Naaa…naa…naaaaaa…..naaa naaaa
 
Naaa…naa…naaaaaa…..naaa naaaa
 
Nara na nara nara…
 
Naraaa naaa nraaa naaaaanaaaa….
 
 
 
 
 
Nara na nara nara…
 
 
Naaaa… naaanaaa nananaaaaaaa
 
 
F I N
 
 
Naaa…naa…naaaaaa…..naaa naaaa
 
Naaa…naa…naaaaaa…..naaa naaaa
 
Nara na nara nara…
 
Naraaa naaa nraaa naaaaanaaaa….
 
Nara na nara nara…
 

Naaaa… naaanaaa nananaaaaaaa
avatar
Gonza
Miembro Honorable
Miembro Honorable

Masculino
Cantidad de envíos : 3225
Edad : 40
Localización : Campana
Moto/s - año : Twister 250 carajo! ! !
Fecha de inscripción : 04/04/2012

Ver perfil de usuario http://mixviajesenmoto.blogspot.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Re: Una historia real??? FINAL

Mensaje  Gonza el Miér 20 Mayo 2015, 21:50

   termineeeeeeeeeeeeeeeeeeeee................        ju jujujju jjuju jujjjuju        juju jujuj ju u   jujujujju 


este es el final de esta historia... que podria ser real... no se quizas.... que tiene algunos viajes en moto.... 


un regalito para los lectores todos. los que comentaron y los que no... pero que leyeron. 




GRACIAS TOTALES}








ESTE ES EL FIN DE LA HISTORIA... GRACIAS! 
avatar
Gonza
Miembro Honorable
Miembro Honorable

Masculino
Cantidad de envíos : 3225
Edad : 40
Localización : Campana
Moto/s - año : Twister 250 carajo! ! !
Fecha de inscripción : 04/04/2012

Ver perfil de usuario http://mixviajesenmoto.blogspot.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Re: Una historia real??? FINAL

Mensaje  Ale_Matias el Vie 22 Mayo 2015, 13:52

BUENO GONZA PRIMERO QUE TODO       F E L I C I T A C I O N E S       

DEBE SER GENIAL LLEGAR AL FINAL DE UN LIBRO, AL FINAL DE ESCRIBIRLO UNO MISMO.

YO LO LEI TODOS Y AUNQUE NO SE MUCHO DE LIBROS ME GUSTO UN MONTON, ME ENGANCHE A FULL!!!

ESE LOKO DE LEANDRO ES UN CAPO CON TODAS LAS LETRAS   JE EJE JE JE EJE EJE JE EJ EJEEJE J 

BUENO OJALA TENGAS EXITOS.... ahora me pregunto que voy a hacer con el tiempo que usaba leyendo  ......
j aja aj aja ja ja aja ja ja aj aja ja aj
ya se....... voy a jugar a la play!!! 
abrazo y exitos!
avatar
Ale_Matias
Miembro Gold
Miembro Gold

Masculino
Cantidad de envíos : 454
Edad : 27
Localización : Lujan
Moto/s - año : Nada
Fecha de inscripción : 29/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una historia real??? FINAL

Mensaje  Jorge09 el Vie 22 Mayo 2015, 22:31

Gonza: prometo leerlo y cuando termine te aviso.
Se que está bueno y que con la práctica se mejora como todo en la vida.
Un abrazo y seguí con tu hobby!! cheers
avatar
Jorge09
Miembro Silver
Miembro Silver

Masculino
Cantidad de envíos : 226
Edad : 52
Localización : General Pico, La Pampa
Moto/s - año : XTZ 250 - Mod 2012
Fecha de inscripción : 25/05/2014

Ver perfil de usuario http://goo.gl/qndE58

Volver arriba Ir abajo

Re: Una historia real??? FINAL

Mensaje  Agustin Chiesa el Sáb 19 Sep 2015, 15:03

GONZA ESTO LO ESCRIBISTE VOS???????????????....... BUENO SI ES ASI TE FELICITO MUY BIEN REDACTADO Y MUY ATRAPANTE... 
SI SOS ESCRITOR PASAME DATA QUE ME COMPRO ALGUN LIBRO TULLO ME GUSTA MAS LEER EN PAPEL, PERO SI SOLO SOS AFICIONADO TOMATELO ENSERIO FLACO PORQUE ESTA MUY BUENO. GRACIAS POR COMPARTIR TUS DONES ABRAZO
avatar
Agustin Chiesa
Nuevo en el foro
Nuevo en el foro

Masculino
Cantidad de envíos : 9
Edad : 38
Localización : Villa Gesell
Moto/s - año : buscando
Fecha de inscripción : 05/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una historia real??? FINAL

Mensaje  Gonza el Sáb 19 Sep 2015, 17:34

Gracias Chiesa!!! 
Es un placer leer esto q decís! 
Muy lindo. Soy aficionado si. Es puro gusto nomas. 
Te cuento q leíste el tercero. Esta el 1° y  2° pero el 1° lo saque de acá. Te lo  envió si querés. 
Y muchas. Muchas. Gracias! 
Voy a seguir je Jeejeejjeje je Jeejeejjeje je
avatar
Gonza
Miembro Honorable
Miembro Honorable

Masculino
Cantidad de envíos : 3225
Edad : 40
Localización : Campana
Moto/s - año : Twister 250 carajo! ! !
Fecha de inscripción : 04/04/2012

Ver perfil de usuario http://mixviajesenmoto.blogspot.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Re: Una historia real??? FINAL

Mensaje  Agustin Chiesa el Sáb 19 Sep 2015, 21:36

DE NADA FIERA EL GUSTO ES TODO MIO!!!!, DALE MANDAME EL 1 QUE LO BUSQUE Y NO LO ENCONTRE... Y SI SOS AFICIONADO EMPESA A TOMARTELO ENCERIO ASI COMPARTIS CON MAS GENTE TU "DON" MIRA SI ENSIMA DE HACER LO QUE TE GUSTA TE GANAS UNOS PESOS... Wink...
A MI ME GUSTA MUCHO LEER, PERO POR LA COMPU ME CUESTA MUCHO ME MATA LOS OJOS, APARTE LEO MUY LENTO PERO CUANDO PUEDO LE DOY... ,MUY BUENO TE FELICITO!!!!!
CHE APARTE ME IMAGINO QUE TE GUSTA LEER, ASIQUE NO SE SI POR PRIVADO, RECOMENDAME ALGUNOS TITULOS, QUE SIEMPRE QUE TERMINA LA TEMPORADA Y TENGO HALGO DE GUITA INVIERTO EN LIBROS Y HERRAMIENTAS JEJEJ .. BUENO GRACIAS DE NUEVO POR COMPARTIR...
avatar
Agustin Chiesa
Nuevo en el foro
Nuevo en el foro

Masculino
Cantidad de envíos : 9
Edad : 38
Localización : Villa Gesell
Moto/s - año : buscando
Fecha de inscripción : 05/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una historia real??? FINAL

Mensaje  Gonza el Dom 20 Sep 2015, 11:28

Agustin Chiesa escribió:DE NADA FIERA EL GUSTO ES TODO MIO!!!!, DALE MANDAME EL 1 QUE LO BUSQUE Y NO LO ENCONTRE... Y SI SOS AFICIONADO EMPESA A TOMARTELO ENCERIO ASI COMPARTIS CON MAS GENTE TU "DON" MIRA SI ENSIMA DE HACER LO QUE TE GUSTA TE GANAS UNOS PESOS... Wink...
A MI ME GUSTA MUCHO LEER, PERO POR LA COMPU ME CUESTA MUCHO ME MATA LOS OJOS, APARTE LEO MUY LENTO PERO CUANDO PUEDO LE DOY... ,MUY BUENO TE FELICITO!!!!!
CHE APARTE ME IMAGINO QUE TE GUSTA LEER, ASIQUE NO SE SI POR PRIVADO, RECOMENDAME ALGUNOS TITULOS, QUE SIEMPRE QUE TERMINA LA TEMPORADA Y TENGO HALGO DE GUITA INVIERTO EN LIBROS Y HERRAMIENTAS JEJEJ .. BUENO GRACIAS DE NUEVO POR COMPARTIR...
Gracias Agustin. que gusto loco. un placer. 
mandame tu mail y te paso la trilogia (son tres de la misma historia de Leandro) lastima que leiste el ultimo. pero no importa. 
la seguimos por privado. 

mi top five libros: 

1- SHIBUMI de Trevanian. excelente. de lo mejor que lei en mi vida.
2- EL PADRINO de Mario Puzo. la pelicula ya sabemos que es de lo mejor pero el libro no tiene comparacion. 5 veces mejor que la pelicula. mira lo que te digo. 
3- VIVEN de Piers Paul Read. la verdadera historia de la tragedia de los andes. de los rugbiers uruguayos. la primera novela que escribieron. la pelicula no existe al lado del libro. 
4- todos los de JULIO VERNE. un maestro. genio. 20mil leguas de viaje submarino, viaje al centro de la tierra, en LOS HIJOS DEL CAPITAN GRANT habla de la Argentina, de la patagonia. un capo.
5- CABALLO DE TROYA de J.J. Benitez. (solo el primero: Jerusalen) de lo mejor de lo mejor!!! 

hace poco termine de leer la biografia "autorizada" de STEVE JOBS  de Walter Isaacson. tremenda, tremenda tremenda. para alquilar balcones. genio, barrilete cosmico. unico. 
 hay otras biografias que son dignas de leer: NAPOLEON, JULIO CESAR, GANDHI,  JHON LENNON  todas te dejan mucho porque son historias reales. 

y los mios claro   je ej eje ej eje je eje je ee jejejej eje 
abrazo viejo. es la plata mejor invertida. 
mandame un mail los tengo en pdf los de leandro santi
avatar
Gonza
Miembro Honorable
Miembro Honorable

Masculino
Cantidad de envíos : 3225
Edad : 40
Localización : Campana
Moto/s - año : Twister 250 carajo! ! !
Fecha de inscripción : 04/04/2012

Ver perfil de usuario http://mixviajesenmoto.blogspot.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Re: Una historia real??? FINAL

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.